Buscar
01:19h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

Ir de museos

Francisco de Goya, Único y Eterno, en el Museo Nacional de San Carlos

Gabriela Mosqueda


Uno de los primeros museos que visité cuando recién llegué a vivir a la Ciudad de México fue el Museo Nacional de San Carlos: un edificio precioso en una zona más o menos libre de aglomeraciones con un acervo importante que, por motivos misteriosos, recibe bastante menos público que sus compañeros museos nacionales -una denominación administrativa más que otra cosa- de la Secretaría de Cultura.

Mosqueda, Gabriela - Goya en el San Carlos (2)

La vocación de éste museo es mostrar arte europeo desde el siglo XIV hasta principios del siglo XX y es que la colección se había formado con la intención de enseñar a quienes estudiaban en la Real Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos de la Nueva España (la primera academia de arte que existió en lo que ahora es México) los estilos y la maestría de lo que entonces se consideraba como el canon del arte académico.

Como todos los museos, éste dedica un importante trabajo a las exposiciones temporales y presenta en ésta ocasión la obra de Francisco de Goya, de quienes su trabajo, historia y personaje siempre me han parecido fascinantes. Me imagino siempre a un señor, talentosísimo, en una España de caminos de tierra, vestidos con encajes, mantillas y peinetas (válgame el cliché aunque sea más o menos cierto.) El núcleo de esta exposición es la colección de tres series de grabados -Los Caprichos, Los Disparates y La Tauromaquia- que forman parte del acervo del Museo de San Carlos, acompañadas de algunos préstamos importantes de obra de instituciones como el Museo del Prado y colecciones privadas.

Mosqueda, Gabriela - Goya en el San Carlos (3)

El resultado es un poco disparejo. La obra de Goya ciertamente habla por sí misma, es impresionante y provoca muchas reflexiones, pero el montaje tiene unos cuantos errores: hay pasillos muy estrechos que ni siquiera permiten a bien detenerse a observar los detalles de los grabados, hay sillones que en realidad son escenografía de época pero que fácilmente podrían confundir a los visitantes e invitarlos a sentarse y una pared tachonada de pintura que quizá intentaba emular los detallados trazos de los grabados, pero falla y queda un poco cutre.

Mosqueda, Gabriela - Goya en el San Carlos (1)

Mención aparte merecen las áreas de interacción en las que intervino el departamento de Servicios Educativos que verdaderamente lograron capturar la esencia de la muestra y crearon una instalación que me sorprendió gratamente.

El Museo Nacional de San Carlos siempre merece una visita y pese las pequeñas fallas, la exposición es fantástica y permite ver la obra de uno de los grandes-grandes. La colección permanente también es algo que se debe ver, con obra significativa de momentos de la historia del arte que con dificultad se pueden encontrar en otros lugares.

FRANCISCO DE GOYA, ÚNICO Y ETERNO
11 noviembre 2016 - 20 marzo 2017

MUSEO NACIONAL DE SAN CARLOS
Puente de Alvarado 50,
Col. Tabacalera, Ciudad de México

***

Gabriela Mosqueda (León, Guanajuato, 1986) es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana León con Maestría en Museografía y Gestión de Exposiciones por el Instituto Superior de Arte de Madrid, España. Ha colaborado en museos estatales y federales, galerías y colecciones privadas en Guanajuato y la Ciudad de México, donde actualmente vive y trabaja.

[Ir a la portada de Tachas 182]