Buscar
11:05h. Miércoles, 22 de Mayo de 2019

El Diccionario Biográfico del Fracaso Literario

Hermann Von Abwärts

C.D. Rose (Traducción de José Luis Justes Amador)

Hay una teoría, discutida en ciertos círculos literarios, de que el amor no existe. Ponerlo así hace que suene mal. Para expresarlo mejor, la teoría dice que el amor romántico no existe. El amor romántico, tal y como lo consideramos hoy, se nos dice, no es sino una formula literaria, un truco para los argumentos, un tropo formal o estilístico inventado por los trovadores francés a final del siglo trece o principios del catorce.

En el DBFL creemos que esta es una afirmación intrigante. Sin embargo (en parte por nuestro presupuesto y habilidades) no hemos sido, desgraciadamente, capaces de descubrir a ninguno de sus practicantes. Hubiera sido interesante encontrar a algún Guillaume o Hennequin, un Jacquet o un Etienne de-algún –sitio que por primera hubiera escrito sobre el corazón cantarín o sobre la dulzura de las lágrimas por amor sólo para descubrir en ellos mismo el fin de la pena real, verdadera y devastadora que causa el amor.

Para poder observar el fenómeno nos vemos obligados a volvernos al caso de Hermann von Abwärts. Hermann, nacido en Kassel en 1770, hijo de una partera y de un maestro de escuela, nunca destacó en la escuela, malo en deportes e incapaz de dar un solo golpe de esgrima. Desde temprana edad, sin embargo, mostró una marcada querencia por escribir poesía, algo que todos sus maestros intentaron sacar de él a golpes.

No surtió efecto. Hermann páginas, cuadernos, resmas y mamotretos de poesía amorosa antes de los dieciocho años y se los dedicó una muchacha a la que ni siquiera había conocido. No sólo conocido sino que probablemente ni siquiera existiera: todos los poemas están dedicados a una misteriosa K. o R. o M. un censo no revela ninguna Katerina o Rosa o Marggaretha a las que haya podido conocer. Von Abwärts, parece, estaba ensayando su compleja vida amorosa antes incluso de haber conocido el amor.

Su hábito no se detuvo. Después de ocuparse como profesor en la cercana Maburgo, von Abwärts cayo profunda y apasionadamente enamorado de la esposa del director de la escuela. Después de ser retado a duelo por el director (que había encontrado un poema nada ambiguo entrando por la ventana del dormitorio del matrimonio a altas horas de la noche), von Abwärts huyó quemando, según parece, todos los poemas que le había escrito a Herrin Karolina.

Después apareció en Praga en 1802, siguiendo el rastro de la hija de una noble alemana (que creía que la estaba cortejando a ella en vez de a su hija) después de lo cual –con más poemas quemados- apareció en Dresde un par de años después. Es en esa ciudad donde probablemente compuso la que sería su meisterwerk.

De nuevo como maestro se comprometió en secreto con una joven noble de la ciudad. Sin ebargo, al descubrir las intenciones de su hija, el barón von Schroffstein pareció no compartirlas e intentó que el desarrapado, a pesar de su apellido aristocrático, von Abwärts saliera de la ciudad.

Esta vez, von Abwärts decidió que no huiría más y arrojó a sus pies el manuscrito del derivativo Las penas del joven Hermann creyendo que sus maliciosos perseguidores se apiadarían de él y llorarían cuando leyeran la fuerza de su amor por Fraülein Katerina.

Desafortunadamente, los sicarios que el barón había contratado eran analfabetos y usaron el manuscrito para golpearle en la cabeza antes de apuñalarlo y tirarlo a una tumba sin nombre con sus palabras sin él.

[Ir a la portada de Tachas 182]