Buscar
01:22h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

¡Hitler ganó la guerra!

Bernardo Monroy

Vivían en un mundo psicótico. Los locos estaban en el poder.
¿Desde cuándo? ¿Y cuántos se daban cuenta?

-Philip K. Dick, “El hombre en el castillo”

Así es. El Eje Roma-Berlín-Tokio triunfó por encima de los aliados, dividiéndose el mundo. Mientras Italia se mantuvo al margen, Japón se quedó con una mitad, y Alemana con la otra mitad. En América, la capital nipona está en San Francisco, y la germana, conocida como The Greater Nazi Reich, en Nueva York. Los negros y judíos han sido exterminados y México sigue siendo un traspatio, pero no de las barras y las estrellas sino de la esvástica.

O al menos así sucede en la magistral novela de historia alternativa El Hombre en el Castillo, convertida de la mano de Amazon.com en una excelente serie televisiva con dos temporadas, producida por Ridley Scott.

Porque aunque el 2016 fue una mierda, la ciencia ficción nos enseña que las cosas pudieran haber sido peor.

Monroy, Bernardo - Hitler ganó la guerra (2)

En 1962, uno de los más grandes escritores de ciencia ficción de la Historia publicó El Hombre en el Castillo, una novela encuadrada en el subgénero de ucronía, es decir, historia alternativa.

Para quien no conozca a Dick, basta con mencionar las adaptaciones de sus novelas, que se han convertido en clásicos de la ciencia ficción, como Blade Runner, El vengador del futuro o Minority Report.

En la línea alterna imaginada por Dick, Roosevelt es asesinado en 1933, lo que imposibilita a Estados Unidos recuperarse de la Gran Depresión, de modo que se convierte en un país aún más jodido de lo que México está actualmente. Al mantenerse neutro cuando inicia el conflicto bélico con la invasión a Polonia, se transforma en un pueblo subyugado por el resto del planeta, en un país más del tercer mundo.

En el San Francisco, California, en este universo paralelo se desarrolla la acción de la novela, que es completamente coral, sin una sola trama y un solo protagonista. Más que una historia de espías o de corte bélico, se trata de una narración de corte costumbrista en un mundo que pudo ser y, para fortuna o desgracia (depende el enfoque) no fue.

Entre los personajes, destacan Tagomi San, un diplomático japonés; el anticuario Robert Childan, que vende artículos inéditos de la agonizante cultura estadounidense o Frank Frink, un obrero de sangre judía que se dedica a crear artesanías estadounidenses (sí, leyó usted bien: artesanías made in USA) y vive con el temor de que descubran su raza.

En este mundo hay una novela que se llama La langosta se ha posado y trata sobre el mundo tal como lo conocemos: en el que Estados Unidos es potencia y los aliados ganaron la guerra. Obvio resulta señalar que el libro está prohibido y su lectura y distribución son clandestinas. Su autor es un tal Hawthorne Abendsen y vive en una fortaleza amurallada, por lo que simplemente se le conoce como “el hombre en el castillo”.

Monroy, Bernardo - Hitler ganó la guerra (1)

La serie

La trama de El Hombre en el Castillo era una mina de oro para Hollywood. Sin embargo, por motivos de derechos de autor la adaptación siempre se postergó. No fue sino hasta 2015 que Amazon.com, la famosa tienda en línea, decidió entrar al negocio de las series por internet, y decidió convertir muchos best sellers en novelas, entre las que se encontraba la de Dick que nos ocupa y la serie policiaca de Michael Connelly.

Ridley Scott, director de Blade Runner, fue el encargado de la producción y, sin duda, era el más apto para llevar a la pantalla la obra clásica del autor de ciencia ficción.

Desde sus primeros minutos, la serie –que en este 2016 se renovó para su segunda temporada- muestra una producción impresionante, con actores como Rufus Sewell haciéndola, para variar, de villano. Los créditos iniciales muestran las dos líneas de tiempo mediante proyecciones de películas y estatuas. Una, el mundo que conocemos, y otra, Alemania y Japón dominando el mundo. El tema musical no pudo ser más adecuado: se trata de “Edelweiss”, canción que interpreta la familia Von Trapp en el musical The Sound of Music ante los nazis, y se ha convertido en un ejemplo de disidencia política.

Un aspecto esencial en la serie de Amazon es el personaje del hombre en el castillo, quien mientras en la novela es un autor de culto, en la adaptación se transforma en una pieza clave en la resistencia contra los nazis.


The Man in the High Castle : Opening Credits por zapandbuzz

Divergencias y un año de mierda

Aunque la serie ha resultado ser un éxito, para el especialista en Philip K. Dick, David Gill, queda mucho a deber. “Básicamente robaron el tono de Dick”, señaló uno de los conocedores más reputados del creador de Blade Runner. Lo que no niega, es que la producción es verdaderamente espectacular.

Para Gill, un elemento fundamental de la novela es que la victoria del Eje paraliza para siempre el sueño americano, volteando la brújula moral de la sociedad estadounidense, y convirtiéndola en una cultura que poco a poco se va extinguiendo. Lo que se ve en el show y resulta muy diferente, es cómo surge una rebelión. En el programa prevalece la resistencia, mientras que en el libro, el derrotismo. La entrevista al profesor Gill se puede leer en la página Salon.com.

El 2016 fue un año de mierda. “El año nefasto”, como lo definió el escritor Alberto Chimal.

Murieron celebridades, hubo atentados, escaseó gasolina. En León, un incremento al transporte público por parte de unos empresarios analfabetas y nuevos ricos y unos políticos insensibles noqueó los bolsillos de la ciudadanía.

Quién sabe si, en un mundo dominado por la Gestapo y la Kenpeitai, las cosas hubieran sido peor.

Pero como dice el lugar común, el hubiera no existe. Y al parecer, la esperanza para el 2017 tampoco, ya sea en la línea de tiempo que conocemos o en la de la esvástica y el sol naciente reinantes.

***
Bernardo Monroy
 nació en 1982 en México D.F. y actualmente vive en León, Guanajuato. Es periodista y ha publicado el libro de cuentos El Gato con Converse y la novela La Liga Latinoamericana; así como la novela electrónica Slasher, disponible gratuitamente en el portal Zona Literatura, y W.M.D. y Segunda Temporada en el portal Penumbria. Es aficionado a los videojuegos, los cómics y los géneros de terror, fantasía y ciencia ficción, y escribe porque está frustrado, ya que nunca pudo ingresar a la Escuela de Jóvenes Dotados del Profesor Xavier. Sus textos han sido traducidos al klingon y al élfico.

[Ir a la portada de Tachas 186]