sábado. 21.05.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

Trogglomanía [II/II]

Javier Morales i García

Trogglomanía [II/II]

La compañía April-Blackwood tenía un contrato con la Dick James Music de Inglaterra: solían enviarle todo el material que se iba a publicar en los Estados Unidos. Chip Taylor había renegado de aquella canción, “Wild Thing”, y había dado órdenes expresas de que “su canción” no viajara en uno de aquellos envíos… Pero, ¿alguien hace caso alguna vez a los compositores de canciones?

“Wild Thing” viajó a Inglaterra y The Troggs la eligieron, aunque parece que Reg Presley no estaba mucho por aquel tema en particular. No era de su agrado pero, finalmente, hicieron su versión. Lo más curioso de la historia es que unos productores oyeron esa demo de los Troggs y quisieron llevársela (¡de vuelta!) a los Estados Unidos.

Por fin, una llamada a las cinco semanas puso en conocimiento del grupo que un subsello de Atlantic Records, Atco, quería sacarla en un single. El asunto es que The Troggs ya tenían distribución en América con Fontana, así que dos singles diferentes fueron editados. En Inglaterra, “Wild Thing” salió con el tema “From Home” en la cara B. En Estados Unidos, Atco la sacó con el “With a Girl Like You” (nunca unos pararapapá estuvieron mejor), canción de Reg Presley, en la cara B.

Así fue la historia: “Wild Thing” fue un número uno que apareció en dos sellos diferentes. Aunque la canción después ha sido prostituida mil veces, existen diez mil versiones, tituló  una película de los 80 de Jonathan Demme y se convirtió en todo un tópico de la época, aparte de tema fiestero donde los haya…

A pesar de todo esto y más, haz la prueba y escucha una vez más “Wild Thing”. Sube el volumen y fíjate en aquello de “You move me…” Nunca falla.

Ellos imprimieron el estilo Troglodita: esa voz y esos jadeos, esa batería tan sensual, esa producción tan ruda y simplona, ¡ese himno para las chicas, y los chicos malos! ¡Ese riff guitarrero! Y por supuesto, el solo de ocarina, pesadilla de Syd Barrett.

El siguiente, y último, single con Fontana fue como la venganza de Reg Presley, componiendo la maravillosa “With a Girl Like You”: I want to spend my life with a girl like you. ¿Se puede ser más simple y efectivo a la vez? Sencillamente genial, volvía a conectar con toda una generación de gente joven. Pero espérate, que en la cara B de este single estaba “I Want You”, compuesta por Larry Page y una especie de bomba de relojería, así como una extraña segunda parte de “Wild Thing” que fascinó a unos chicos en Detroit llamados The Motor City Five.

Con estas canciones entrando en las listas y un primer LP, aún con Fontana, llamado “From Nowhere The Troggs”, el grupo se fue de gira con The Walker Brothers y aquellos alegres chicos llamados Dave Dee, Dozy, Beaky, Mick and Tich (los del maravilloso “The Wreck of The Antoinette” y el “Still Life” en la cara B…)

Aquellos conciertos fueron un puro contraste extraño, pero el público se volvía loco.

Firmaron un nuevo contrato con el sello discográfico creado por su manager, Larry Page, Front Page Records (o los Discos de la Primera Plana). Allí sacaron otros 14 singles, 2 EP’s y 6 LP’s… ¡Qué tiempos aquellos!

Pero, sobre todo, fue durante un corto periodo de dos años cuando The Troggs fueron los Reyes. Con el single “I can’t control Myself” y ese principio tan sampleado después, con “Gonna Make You” en la cara B, la BBC les vetó por sus letras, mientras ellos demandaban ser tomados más en serio como músicos, que lo eran.

Lo de las caras A de éxito tremendo se había convertido en todo un problema para ellos. Sus LP’s no recibían buenas críticas y así se perdieron canciones geniales como “Cousin Jane” (del Trogglodynamite, su segundo álbum). Incluso sus caras B están llenas de clásicos, de sorpresas: “Girls In Black”, “Maybe The Sandman” (de Chris Britton), “Marbles and Some Gun”...

Una dulce venganza llegó con el quinto single, el segundo con Front Page Records: esa obra maestra llamada “Anyway That You Want Me”, de Chip Taylor otra vez. Tan grande como el Swinging London, como la Psicodelia británica y, siendo cursi, tan grande como el Amor. If it’s love what you want, baby I got it…

La falta de éxito en las listas trajo las típicas dudas y vinieron los cambios de los miembros originales, desuniones, uniones y reuniones típicas en el circuito de oldies británico.

A pesar de todo llegaron a grabar en prestigiosos sellos como Pye o Penny Farthing, y no me olvidaré nunca de canciones como “The Raver”, “Lazy Weekend”, “Strange Movies” o “Listen To The Man”. Tampoco de LP’s de título precioso como CellophanePage One o Contrasts.

Reg Presley, por fin, consiguió pasar a la historia del pop británico con “Love Is All Around”, ya un standard desde Las Vegas a Kokomo, y el batería Ronnie Bond también compuso buenos temas como “As I Ride By” o “When Will The Rain Come”.

A partir de 1969, la estrella de The Troggs se oscureció un poco. Quizás era el momento de otras músicas, quizás por no haber sabido cambiar y evolucionar a tiempo… ¿Qué más da? Tal vez solo fue el cambio generacional que pudo con ellos. La era de la Glaciación pudo con los dinosaurios… pero hay tardes que yo me siento como un troglodita… ¡Algo salvaje!

F I N

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a Trogglomanía I]

[Ir a la portada de Tachas 188]

Comentarios