The Leaves are happening!!! [II]

Javier Morales i García

The Leaves are happening!!! [II]
Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook


The Rockwells llevaban ocho meses juntos y se dieron cuenta de que, a pesar de todo, no eran tan buenos como querían ser. Necesitaban algo más. Un quinto miembro. Alguien que se pusiera delante a cantar y hablar con el público y que tuviera un look especial y diferente. Las aspiraciones del grupo habían crecido y ahora querían más en todos los sentidos. Se lo tomaban más en serio que nunca. Aún no había explotado el boom de tener un grupo pero ellos estaban dispuestos a seguir adelante. Consiguieron varias actuaciones fuera del recinto universitario.

Les contrataron en un local llamado The Mouse House en el Reseda Boulevard de Northridge. Un sitio realmente tétrico con un dueño de lo más extraño. También tocaron en la Red Dog Tavern y en Chez Joey, clubs de San Fernando donde siguieron creciendo.

Ya en serio empezó la búsqueda de otro elemento para la banda. Lo intentaron con otro guitarrista llamado Bob Stamps pero éste no quiso, ya que consideró que estar con ellos era una pérdida de tiempo. Era demasiado bueno para un grupillo de universitarios. Fue entonces cuando encontraron a John Beck. Tocaba el saxofón estupendamente y también cantaba. Fue a un ensayo y participó en alguna canción. También podía tocar la guitarra rítmica y la armónica. Era lo que buscaban y Beck entró al grupo.

Su primera actuación juntos fue en otro local del valle de San Fernando. John Beck se puso al frente con la pandereta y su camisa de lunares, unas botas negras con los pantalones por dentro y ya tenían la imagen y la música. The Rockwells habían girado hacia un estilo más salvaje, más stoniano y el sonido era también más rudo.

Siguieron con las actuaciones relacionadas con el ambiente universitario y en uno de aquellos conciertos telonearon al Captain Beefheart, en lo que fue otro punto álgido de su carrera.
Su repertorio musical había crecido tanto o más que sus dotes instrumentales y, llegado este punto, Jimmy Curran, el batería, pierde el interés y deja la banda. Fue Bill Rinehart el que trajo un día a Tom Ambrose, diciendo que tocaba la batería. Al día siguiente ensayó con el grupo y todo funcionó a la perfección. Ambrose era bueno y les daba un empuje rítmico que no tenían antes. Se convirtió en el batería oficial. Meses después, Ambrose confesó que no había tocado la batería en su vida y que había alquilado una el mismo día del ensayo en que fue fichado...

Estaba loco por entrar en el grupo.

Era la formación definitiva: Ambrose en la batería, Robert Lee Reiner en la guitarra rítmica y voces, Bill Rinehart en la guitarra principal y voces, Jim Pons en la guitarra baja y voces y John Beck en la voz, pandereta, saxo, armónica y botas negras.

Javier Morales i García - The Leaves are happening I

Una tarde, en casa de Rinehart, se estaban dando unos baños en la piscina y pensando un nuevo nombre para el grupo. Entonces entraron unos amigos y uno de ellos dijo: "Hey guys, what's happening?" El batería, Tom Ambrose Ray, miró hacia arriba y vio las hojas de los árboles cayendo ya que era un día de otoño después de un ensayo, y entonces dijo: "The leaves are happening". Todos decidieron que aquel era un buen nombre y, de hecho, hicieron un eslogan con todo aquello y se fabricaron posters para ponerlos en todos lados.

Hasta ahora, los managers del grupo, habían sido dos hermanos de fraternidad y entre todos consiguieron que The Leaves fueran conocidos en los clubs locales. Una chica llamada Marisa, que era la fan número uno, conocía al dueño de un club llamado The Yum Yum Tree y les consiguió una prueba. Fueron contratados para tocar todos los fines de semana y fue en ese momento cuando pensaron que el siguiente paso era vivir de la música. Habían conseguido lo necesario; tocar casi todos los días y seguir divirtiéndose. Hacían sus shows en el Yum Yum Tree y después se iban a Hollywood para ver a grupos como The Byrds tocando en uno de los clubs más famosos del Sunset Boulevard: el Ciro's Bistro. Era donde se reunían los beatniks y los hippies: un local auténtico y peligroso... fantasmal y excitante.

En esos días aún había pocas bandas que se dedicasen a tocar de forma profesional. The Leaves ya lo hacían y seguían creciendo. Con la ayuda de Marisa y de un nuevo manager que se hizo cargo de ellos, consiguieron una prueba-audición para tocar en el Ciro's. La noticia de que The Byrds dejaban el local era conocida por todos los grupos. Todas estas bandas existentes se conocían y mantenían una rivalidad más o menos sana.

Aquella tarde The Leaves hicieron su prueba y también estaban allí los Love. Todos se ayudaron a subir los instrumentos al escenario. Arthur Lee les pidió ayuda para cargar un Hammond B3 que después no utilizaría. Total, hicieron aquella audición y volvieron a sus casas nerviosos y esperando la llamada. Estaba claro que los seguidores de The Byrds no se lo iban a poner fácil al grupo que consiguiese aquel puesto, pero también era una forma de obtener el respeto y la pasión del público. Lo cierto era que la sensación de los Leaves era la de pensar que ya era un triunfo el haber conseguido aquella prueba. Todo un logro para unos chicos que habían empezado en una fraternidad universitaria y que se habían convertido en músicos profesionales. Aquella llamada podía cambiarlo todo o volverles a la realidad.
Una larga semana después de la audición, Bill Rinehart llamó a Jim Pons y le dio la noticia: The Leaves se habían convertido en la nueva banda contratada en el Ciro's para tocar regularmente. Estuvieron cuatro intensas semanas tocando allí; cuatro semanas que no iban a olvidar jamás. Durante ese tiempo conocieron a un montón de gente y muchos amantes de la música conocieron y apreciaron a The Leaves.

Después del Ciro's tocaron en el Whisky A-Go-Go y así, sucesivamente, en todo el circuito de Clubs del Sunset Strip, Los Angeles. Hicieron amigos entre todas las bandas de la zona y se ganaron su respeto: Love... The Turtles... The Doors... The Iron Butterfly... Paul Butterfield Blues Band... Frank Zappa and The Mothers of Invention... Todos eran como una familia y en todos los sentidos.

Por raro que parezca, el siguiente paso en su carrera vendría de parte de alguien que les había visto en aquellas actuaciones en el Ciro's. Una de las estrellas que iban y venían. En este caso fue un viejo ídolo de teenagers: Pat Boone. En una especie de lavado de cara, Boone les oyó y quiso ayudarles. Así que les hizo un contrato con su compañía productora llamada Penthouse Productions. Mandó a uno de sus agentes y habló con el grupo. Boone quería que grabaran un disco y tenía contactos con una pequeña compañía llamada Mira Records; hogar de gente como el folk singer Phil Campos y su proyecto The Forum, así como del cantante Bobby Jameson entre otros. Allí fue donde The Leaves grabaron sus primeras demos. Su primera canción original fue Too many people, escrita por Jim Pons y Bill Rinehart y grabada en los estudios Harmony Records. Eran unos estudios que habían conseguido también por medio de Pat Boone y los que trabajaban para él. Es digno de mención que se volcaron en The Leaves y les ayudaron en todo lo posible. Incluso Boone les invitó varias veces a su mansión y jugaron varias veces al golf. Se puede decir que fue como una especie de productor en la sombra y que nunca les faltó dinero para las sesiones de grabación o para contratar a más agentes.
Too Many People era un ejemplo claro del estilo que se imponía en la ciudad de Los Angeles. Letras más personales y protesta sobre la sociedad. Todo rodeado de una música misteriosa y salvaje. Se convirtió en un éxito fulgurante en la ciudad ("...demasiada gente se apunta a la moda...") y sonó en todas las radios en donde los DJ's decían que era genial y que nunca fallaba en los clubs. Llegó al número 11 en las listas. Cuando The Leaves oyeron su canción sonando por la radio la emoción del momento fue muy intensa pero más aún cuando llegó la televisión y se hicieron conocidos en todo el país.

Salieron varias veces en el The Lloyd Thaxton Show, un DJ/Productor que se portó muy bien y fue todo amabilidad. También en un programa de la televisión de Los Angeles llamado Hollywood Discoteque... ¡¡Sus padres les vieron triunfar!!

Pero ahí no acabaron sus actuaciones televisivas... También les llamaron para el Night Street West, para el Sha-Bang, el Where The Action Is, el Shivaree, y para el American Bandstand de Dick Clark que era su favorito y que hasta ese momento habían visto desde el otro lado de la pequeña pantalla. Estar junto a ese personaje: Dick Clark, les hizo darse cuenta de a dónde estaban llegando. Aquel programa fue grabado en un set de televisión al final de Sunset Boulevard y junto a ellos estaban Neil Diamond que cantó el Solitary Man y Merrilee Rush que cantó Angel of the Morning. Por último, participaron en The Steve Allen Show, en donde aparecieron junto al mítico Vincent Price.
 

C O N T I N U A R Á

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a The Leaves are happening!!! I

[Ir a la portada de Tachas 196]

Comentarios
The Leaves are happening!!! [II]