Buscar
17:21h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

We should all be feminists

Mónica Alcaraz

Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook

Estamos en tiempos en los que si una mujer decide definirse como feminista, se gana el apodo de ‘feminazi’ casi de manera inmediata. Ese término es un “shhhh…” que descalifica una palabra con la que todas las mujeres deberíamos sentirnos cómodas.

Decir que una se considera feminista no es un insulto y tampoco significa que nos proclamemos como la nueva Germaine Greer. Para mí es algo tan sencillo como buscar actitudes igualitarias entre hombres y mujeres.  Sin embargo, hoy en día sigue levantando cejas y provocando cierta actitud de rechazo. Me parece difícil creer que aún en estos tiempos ni nosotras nos sintamos libres de poder definirnos así.

¿Por qué es importante que nos sintamos bien al decir que somos feministas?  No significa que vayamos por el mundo quemando bras, sin usar maquillaje y tapadas hasta los dientes. Simplemente es estar en la completa consciencia de que aún existe mucho trabajo por hacer en un cambio radical para crear una sociedad más igualitaria.

Porque estoy segura que a ti también te ha pasado, desde ese ascenso que nunca llegó, porque el puesto llegó a ocuparlo un tipo que podía hacer exactamente lo mismo que tú.  Desde que puedes contar  una o varias veces en las que te dijeron cosas obscenas en la calle sólo por caminar, la amiga que te contó cómo un tipo le tocó el trasero en el camión y nadie hizo nada al respecto.

Ni hablar de la reciente resolución del juez en el caso de Daphne en  Veracruz, en el que al parecer en México es normal grabar, drogar y abusar de una niña. ¿Es suficiente para decir que necesitamos ser feministas?

Espero que una pequeña reflexión nos haga pensar dos veces cuando descalificamos esta palabra, o cuando como mujeres nos sentimos avergonzadas de ser feministas,  porque simplemente todavía no llegamos al punto en que  no necesitemos defender un género que sigue teniendo que refugiarse en  “silbatos de pánico”, “alertas de género” y reír condescendientemente cuando nos dicen feminazis.

Hace poco vi esta playera de Dior con la frase “We should all be feminists”. No sabía que su mensaje va más allá de un slogan. Es el mismo título que lleva un ensayo de Chimamanda Ngozi Adichie, una autora nigeriana en el que se define un nuevo feminismo con el que concuerdo, el que no se trata de de contraponer a los sexos uno en contra del otro, sino de generar verdaderos cambios en la sociedad para lograr respeto, el mismo que se merece cualquier ser humano.

***
Mónica Alcaraz Olvera
(León, Guanajuato, 1984) es licenciada en Comunicación por la Ibero León. Ha trabajado como reportera, editora, copywriter y community manager para agencias publicitarias y medios locales. Actualmente administra una cafetería temática en el norte de la ciudad y trabaja de manera independiente. Es apasionada de la cultura geek, la música pop y el diseño.

[Ir a la portada de Tachas 200]