Es lo Cotidiano

DIARIO DE NAVEGACIÓN

Abstinencia [XIV]

José Luis Justes Amador

Abstinencia [XIV]

Abril, 23

Las noches cada vez son más largas. Ya sea por el insomnio o por las demasiadas fiestas. La noche es el lugar más propicio para fumar. Hay algo de tierno en la oscuridad que obliga a compartir el placer primitivo del viento nocturno con otros. Otros placeres, otras personas. Eso cuando la noche es al aire libre o la ventana está abierta. Frente al fuego del campamento no hay nada como prender con un tizón recién arrancado de la hoguera un cigarro. Con la ventana abierta, el humo no se queda en el cuarto sino que sale mezclando sus espirales blancas con el negror de afuera.

Pero todo eso es un intento de añadirle poesía a la realidad. El problema de estas noches, de algunas de las que han pasado y de las que vendrán, es que la ciudad continúa de fiesta y uno no puede negarse a una noche de alcohol y nicotina.

Abril, 24

He vuelto a toser incontroladamente en la mañana. Son ya demasiadas semanas seguidas. Decido ir al doctor en cuanto terminen las cuatro semanas de descontrol. Al menos ya he logrado no calmar la tos prendiendo un cigarro. Junto al tabaco en la mesita de noche hay una taza de café y una botella de agua. No sé si sirven pero ofrecen opciones.

Abril, 25

Voy a casa de S. Supongo que el salón de su casa debe ser lo más parecido a un fumadero de opio de los siglos pasados. Lo que me asombra a mí, no consumidor, es la variedad de relaciones con las sustancias legales e ilegales. De las cuatro personas que están fumando hierba santa, una también fuma tabaco, otra sólo fuma tabaco mezclado con las sustancias causantes de risa, los otros dos no fuman tabaco. Me paro a pensar en lo diferentes que son la adicciones entre sí, lo diversas que son las adicciones a la misma sustancia. Y que de todas el único medio de salir es la abstinencia.

Abril, 26

La abstinencia implica voluntad, escribo mientras fumo el primer cigarro del día. Me interrogo por un momento y descubro que no tengo voluntad, que no tengo hábitos. Casi de ningún tipo. Rutinas sí, hábitos no. Decido atacar por otro frente. Fortalecer la voluntad para emplearla. Si logro levantarme de la cama cinco días a la hora prevista, puedo retrasar o evitar cinco cigarrillos. Todavía no sé si debe ser un esfuerzo en paralelo o consecutivo.

Abril, 27

No me levanté de la cama a tiempo pero sí empecé a trabajar a la hora prevista. Como premio a mi fuerza de voluntad, no fumé hasta que terminé todo el artículo que tenía que enviar. Una desintoxicación lleva a la otra. En paralelo.

Abril, 28

No siempre funciona.

Abril, 29

Vuelvo a caer. Me levanto tarde y lo primero que hago es prender un cigarrillo.

Abril, 30

Cuatro meses y apenas tres días de abstinencia total. Si el mes que viene lo logro dos días estaré, al menos, en una media de un día cada treinta.

Comentarios