Buscar
15:02h. Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Continuará… (La historieta mexicana después de Rius)

Ulises Guzmán Herrera

'College Roomies from hell', de Maritza Campos
'College Roomies from hell', de Maritza Campos

Con el fallecimiento de Rius, la historieta mexicana ha perdido uno de sus pilares más grandes. Rius incursionó principalmente en historietas de corte político, didáctico y humorista; es posiblemente el autor de cómics más conocido en todo el país, y se puede decir que creó una escuela de comunicadores a partir de la historieta, en especial en el terreno de la crítica política.

Y es que para una gran parte de la población, la historieta mexicana se limita a los cartones y tiras cómicas que ocupan un pequeño espacio en periódicos y revistas para comentar y despotricar con el acontecer nacional. Esa fue la principal influencia de Rius en la cultura mexicana, sin embargo, no debemos olvidar que Eduardo del Río era sólo una parte de uno de los fenómenos más grandes en la cultura popular de este país.

La historieta en México fue durante décadas una industria gigantesca y millonaria. Junto a la radio, permaneció como la principal fuente de información y entretenimiento masivo hasta la década de 1980. Una industria de dimensiones tan grandes desde luego tuvo una diversidad igual de grande en cuanto a escritores, artistas gráficos y a las historias que ponían en papel. Drama, comedia, ciencia ficción, fantasía… Son sólo algunos de los géneros que la historieta mexicana abordó, además de los temas políticos y la crítica sociocultural que caracterizaron a muchos autores.

A pesar de lo lamentable de la muerte de Rius, se trata de un pretexto perfecto para echar un vistazo al panorama de la historieta mexicana actual a través de algunos de los principales autores vigentes, cuyas obras abordan temáticas distintas y se difunden a través de medios distintos. Aunque de  la historieta en México no es ni la sombra de lo que fue hace algunas décadas, es una tradición que se mantiene gracias a una generación de creadores que continúan con el arte secuencial de unir dibujos y palabras para explicar los distintos aspectos de nuestra realidad.

Edgar Clement

Es uno de los autores herederos de la generación de Rius. A principios de los años 90 fue uno de los principales exponentes de una camada de historietistas jóvenes cuya visión estuvo muy afectada por el México de “primer mundo”, que teatralmente trató de construirse en ese entonces, y sus contradicciones con la realidad, creando una serie de inquietudes propias de la generación X mexicana. Fue uno de los fundadores de la influyente revista El gallito inglés y posteriormente se ha dedicado a la producción de novela gráfica. Su obra combina elementos de novela negra y policiaca con mitologías de distintas culturas. A través de esa mezcla ofrece una de las narrativas más ambiciosas e interesantes que ha tenido la historieta mexicana, así como también una de las críticas sociopolíticas más contundentes en ese medio.

Obras clave: Operación Bolívar, Los perros salvajes.

Bernardo Fernández “Bef”

Otro de los historietistas surgidos a finales del siglo pasado. Bef es un artista multidisciplinario responsable de una obra variopinta, pero de una calidad consistente. Se trata de una especie de erudito; estudia muchos temas y eso le ha permitido tener una gran cantidad de información, conocimientos e influencias que se transmiten a toda su obra, compuesta no sólo por historieta, sino también por prosa narrativa, a pesar de ser diseñador gráfico de formación; ha publicado novelas, cuentos y libros infantiles. En cuanto a cómics, su obra consta de novelas gráficas y tiras en los géneros de aventura, ciencia ficción, novela negra, adaptaciones de obras literarias (Los bandidos de Río Frio de Manuel Payno), divulgación, e incluso fue uno de los autores (junto a Jorge Grajales) de la primera novela gráfica Braille: Sensus, el universo en sus ojos.

Obras clave: Monorama, 1874, Uncle Bill.

Tony Sandoval

No muy conocido en México, pero muy célebre en Europa. Sandoval es reconocido por su característico y extravagante estilo pictórico, con el cual desenvuelve sus historias de magia y melancolía. Tony es un artista enfocado en las emociones y la introspección. Explora la naturaleza humana a partir de lo fantástico. La mayor parte de su obra se trata de las percepciones. Mientras que la historieta suele reflejar a la sociedad, la obra de Tony Sandoval parece buscar comunicarse con el individuo y su interior.

Obras clave: El cadáver y el sofá, Epidemia de melancolía, Nocturno, La serpiente en el agua.

Jorge Pinto

Aunque aparentemente se encuentra retirado de la historieta, durante algunos años Jorge Pinto tuvo una de las propuestas más frescas.  Es el creador eminentemente digital de Bunsen Comics, una tira alimentada por la vida urbana cotidiana y la cultura pop.  Es una historieta para los jóvenes adultos de hoy que crecieron en un mundo globalizado e hiperconectado; se trata de chistes sobre los fenómenos actuales de la sociedad, especialmente las vivencias de la población de entre 20 y 40 años. Actualmente Pinto no hace historietas, pero sí ilustración y es parte del equipo creativo de la agencia Máquina 501, productora de El pulso de la República, otro referente digital.

La obra de Jorge Pinto ya no se encuentra publicada en internet, pero editó algunos tomos recopilatorios de su trabajo. La forma más accesible para leer sus cómics es buscar “Bunsen comics” en cualquier buscador web.

Trino

Un veterano de la tira cómica en México que ha sabido mantenerse en el gusto popular gracias a su desfachatado humor. Trino ha caricaturizado la realidad mexicana desde los años 80 y sus personajes ya son parte del folclor urbano contemporáneo, gracias a que sus tiras se publican en los principales periódicos de todo el país y, actualmente, se comparten de manera desquiciada en redes sociales. Trino critica a México salvajemente, pero lo hace con un humor tan absurdo, alocado y ridículo, que no nos damos cuenta de que su obra es un espejo.

Obras clave: El Santos, Fábulas de policías y ladrones.

Ricardo Cucamonga

Los éxitos comerciales en el medio editorial mexicano son una rareza (los libros venden poco) y si se trata de historieta, aún más. Por eso es notable el caso de Ricardo Velderrain, mejor conocido como Ricardo Cucamonga, quien con su capacidad de observación de las conductas mexicanas y su humor irreverente ha logrado conectar con la sensibilidad popular del país. Cindy, la regia y el resto de sus personajes se han convertido en referentes de la cultura pop nacional, porque se burlan muy atinadamente de los estereotipos que nos rodean. Cindy y compañía han logrado que Cucamonga edite tres libros que son un éxito de ventas y un fenómeno viral en internet.

Maritza Campos

Maritza representa múltiples rarezas. Es una mujer autora de historietas en México. Eso ya es muy raro. Pero también es una autora digital. Más raro. Sus obras principales están en inglés y se dirigen a un lector global. Rarísimo, sobre todo en México. El formato de una de sus obras es una novela gráfica digital por entregas que combina ciencia ficción y fantasía en un relato sobre una distopía futurista. Definitivamente inusual. De hecho, es la creadora del primer webcomic mexicano (College Roomies From Hell, antes conocido como Doomies), que publica desde hace 18 años. Maritza es rarísima, única.

Obras clave: Power Nap, College Roomies From Hell.

Humberto Ramos

Si podemos hablar de una superestrella de la historieta en México, ese es Humberto Ramos. Él ha trabajado como dibujante desde principios de la década de 1990 y su obra ha estado centrada en cómics de superhéroes. Es uno de los dibujantes insignia de los cómics de Spider-Man. Ramos ha trabajado para las principales editoriales norteamericanas en este género (Marvel, DC Comics), donde incluso ha creado personajes que se han incorporado a los universos narrativos de cada editorial. También ha trabajado con casas independientes y ha publicado también obras de su propia autoría (Crimson).

Obras clave: Crimson, sus trabajos con los personajes Spider-Man (Marvel) e Impulse (DC).

Pictoline

Tras la noticia de la muerte de Rius, algunas menciones del autor en redes sociales se referían a él como “el Pictoline de los papás”. Y en cierto sentido tienen razón. Pictoline es un colectivo de artistas gráficos que crean historietas de divulgación sobre temas de actualidad, en un formato corto y sencillo, ideal para ser transmitido viralmente en redes sociales. Si usas Facebook o Twitter seguramente has visto uno de sus cómics. Historietas de divulgación, como lo hacía Rius.

***
Ulises Guzmán Herrera
(Morelia, 1982) es dandi de la cultura pop, coleccionista, escritor y una enciclopedia de trivia de cine, música, videojuegos y libros. Tiene su sitio web (lleno de rants, opiniones sibaritas y recomendaciones pop) en worstadultever.com.

[Ir a la portada de Tachas 218]