Buscar
04:23h. Miércoles, 18 de Octubre de 2017

GUÍA DE LECTURA

En el país de los dioses, de Lafcadio Hearn

Jaime Panqueva

Lafcadio Hearn
Lafcadio Hearn

Lafcadio Hearn fue hijo de padre anglo-irlandés y madre griega. nació en la isla jónica que le aportó tan sonoro nombre, conocida en la actualidad como Santa Maura. Tras una difícil infancia y juventud, debido a la separación de sus padres y a una adopción malograda por una de sus tías, el joven pasa por diferentes internados, conoce la miseria y termina radicándose en los Estados Unidos, donde logra forjarse un nombre en los medios impresos de la época, en particular con relatos y crónicas de costumbres y viajes. En 1890, Hearn viaja al Japón como parte de un acuerdo con la revista Harper’s, para realizar una serie de artículos sobre sus experiencias en un país exótico y tradicional que pugnaba por occidentalizarse. Muy pronto, y ya en el archipiélago, sus planes se frustran y termina empleándose como profesor de lengua inglesa en diferentes instituciones educativas locales. A lo largo de sus 14 años de residencia, Hearn escribió doce libros sobre costumbres, relatos y tradiciones japonesas, que contienen dos centenares de textos.

En el país de los dioses. Relatos de viaje por el Japón Meiji (1890-1904) (Acantilado, 2002), seleccionado y traducido por José Manuel de Prada Samper, compila textos con su mirada sensible y admirada que recorre diversos lugares del archipiélago para traernos descripciones vívidas de sus paisajes y gente.

Al poco tiempo de su llegada, Hearn se casó con una japonesa, inicialmente por conveniencia, pero, al contrario de Loti, supo hallar la felicidad en esa relación, de la cual nacieron cuatro hijos. También adoptaría la nacionalidad japonesa en 1896, y se convertiría al budismo, tras haber sido griego ortodoxo, católico romano y haber defendido las doctrinas de Spencer. Algo que nos habla del efecto que el país del sol naciente tuvo en su vida. A pesar de no llegar a dominar el idioma, sus últimas palabras, según relata su hijo, durante un ataque cardiaco fulminante, las dijo en lengua nipona.

Hearn es más conocido quizá por sus relatos sobre fantasmas y demonios japoneses, recopilados en el libro Kwaidan: Stories and Studies of Strange Things, del cual hay varias versiones en español, de las editoriales Valdemar o Alianza, por mencionar algunas.

Me pareció interesante comentar este libro como lectura previa a un viaje al Japón del siglo XXI. ¿Qué tanto puede pervivir del asombro ante una cultura milenaria que podríamos asumir como completamente occidentalizada? ¿Qué extraña fascinación sigue insuflando sobre nosotros ese Lejano Oriente que sentimos cada vez más ligado al Bajío?

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Nota: Por asueto vacacional, esta columna se suspenderá durante dos semanas. :)

[Ir a la portada de tachas 182]