Buscar
19:14h. Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Rius abre vacante para monero

Mónica Alcaraz

El yerberito ilustrado, ed. Posada
El yerberito ilustrado, ed. Posada


Hago algunos trabajos para un portal noticioso y el martes pasado desperté con la noticia: nuestra jefa de información me comunicaba que Rius había muerto. Mi primera reacción fue de tristeza, otro más que se va.

De poco a poco este siglo ha ido llevándose a varias referencias que heredé de casa. Cuando vivía con mis papás teníamos un libro de Rius que hojeaba seguido, El yerberito ilustrado. Sé que no es uno de los más famosos y tal vez será como un lado B de los éxitos de Rius, pero es el que yo más tengo presente en mi infancia.

Ahí veíamos algunas yerbas curativas que nos podían echar la mano cuando nos venía alguna gripa, algún dolor de estómago, o algo así. El libro era de mi papá, y a mí me llamaba la atención por los dibujitos. Era una copia viejita y desgastada, pero seguro todavía lo encontramos por ahí empolvado en la biblioteca.

Más adelante empecé a ver a Rius en otros lados, a ver que se trataba de caricatura política, y entendí por qué estaba en casa y en el Proceso que se compraba cada semana.

Ahora con su partida me queda la duda de ver quién va a ocupar ese puesto. ¿Quiénes serán los que heredarán esas vacantes que se han ido abriendo en la última década? Porque no veo muchos nuevos caricaturistas políticos por ahí…

Ser monero empieza a parecer una labor del siglo pasado. Su trabajo era obligado para los periódicos y las revistas, pero no sé qué tanto alcance tengan en una era que está acostumbrada a lo inmediato, y que poco a poco va riéndose un poco más de los memes que de las caricaturas.

Sin embargo, el papel de monero sigue siendo importante. Nos arrancan risas en los momentos en que te enoja lo ridículo y corrupto que puede ser tu país. Nos dan un poquito de sarcasmo para llevar el día con día.  

Con la partida de Rius cada abierta la vacante para quien vaya a ocupar su puesto con algunos monitos que nos hagan reír de lo ridícula que pueda ser la próxima semana o la próxima hora en el país.

***
Mónica Alcaraz Olvera
(León, Guanajuato, 1984) es licenciada en Comunicación por la Ibero León. Ha trabajado como reportera, editora, copywriter y community manager para agencias publicitarias y medios locales. Actualmente administra una cafetería temática en el norte de la ciudad y trabaja de manera independiente. Es apasionada de la cultura geek, la música pop y el diseño.

[Ir a la portada de Tachas 218]