jueves. 09.07.2020
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Un americano en Begur: la historia de Artie Shaw [III/III]

Javier Morales i García

Artie Shaw, his clarinet and orchestra
Artie Shaw, his clarinet and orchestra
Un americano en Begur: la historia de Artie Shaw [III/III]

Lluvia y arcoíris

Si cuando Artie Shaw estaba triunfando le daba por desaparecer, cuando estaba casi derrotado renacía una vez más. Y eso hizo. Después de la lluvia siempre sale un fascinante arcoíris.

En el otoño de 1944 reúne a una nueva orquesta, esta vez sin violines y con otro jazzman negro en la formación: El Genial trompetista Roy Eldridge. Swing y Tiempos Modernos unidos.

En los primeros meses de 1945 graban tres éxitos arrolladores: "S’Wonderful", "Summertime" y "Little Jazz", donde también destaca el pianista Dodo Marmarosa y el guitarrista Bernie Kessel.

Como no podía ser de otra manera, unos meses después todo acabó. Shaw vivió otro matrimonio fugaz con la actriz Ava Gardner, y después se casaría con Kathleen Windsor, una escritora que había triunfado con el best seller Forever Amber.

Tras grabar unas sesiones con el cantante Mel Tormé, Shaw se pone a estudiar música clásica, hasta que le da por resucitar a su Big Band y después a sus Grammercy Five (con el guitarrista Jimmy Raney en 1949). Ya se sabe que con Shaw nada dura demasiado.

En 1950 se compró una granja en donde se volvió a retirar y pasa unos de los momentos más felices de su vida. Se ha vuelto a casar con la actriz Doris Dowling y publica su autobiografía: The Trouble with Cinderella. ¿Art Shaw satisfecho y feliz?

En 1953, Shaw fue llamado a declarar al comité del tristemente conocido senador McCarthy. Hizo una última gira con el pequeño combo Grammercy y después vendió la granja y se trasladó a vivir en Begur, en la Costa Brava Catalana. Allí se fue junto a la actriz Evelyn Keyes; se habían conocido en Paris y disfrutó durante 5 años del momento más feliz y duradero de su vida.

En los comienzos de los 60, ambos volvieron a los Estados Unidos y vivieron en una casa de campo en Connecticut, cerca de la antigua granja.

En 1973, Shaw volvió a California y se dedicó a escribir y a dar clases magistrales en diferentes universidades. Su última aparición fue en una película de la directora Brigitte Bergman, con uno de sus poéticos solos.

El 30 de diciembre del 2004 Artie Shaw murió en Los Ángeles, California.

Últimos datos

Podemos ver a Artie Shaw en varias películas de la etapa dorada de Hollywood, y siempre representándose a sí mismo, como prueba de su gran fama. En Dancing Co-Ed (1938) de S. Sylvan Simon se le puede ver junto a uno de los amores de su vida, Lana Turner. Shaw toca ocho piezas llenas de swing y magia.

En el verano de 1940, rodó bajo la dirección de H.C. Potter el título Second Chorus. Esta película contaba los intentos del par de trompetistas, interpretados por Fred Astaire y Burguess Meredith y doblados respectivamente por Bobby Hackett y Billy Butterfield, de entrar en la orquesta de Shaw y de ligarse a la chica. Uno de los números musicales fue el "Swing Concerto" (en disco Concert For Clarinet) y se podía ver el virtuosismo del batería Nick Fatool o al gran pianista Johnnie Guarnieri. Second Chorus fue una obra rabiosamente comprometida con su tiempo y hay varias secuencias fantásticas. Por ejemplo, aquella en que Fred Astaire dirige a la orquesta de Artie Shaw bailando claqué o la de la canción titulada "I Ain’t Hip To That Step, But I’ll Dig It”. Yeah!

Otro "aliciente" de la película es la siempre bellísima y elegante Paulette Goddard y los diálogos y wise-cracks de Burguess Meredith.

La prueba definitiva de que Artie Shaw era todo un personaje es que en 1941 participa en otro film, The Big Store de Charles Reisner (Tienda de Locos en España). ¿Junto a quién? ¡Junto a Chico, Harpo y Groucho Marx! ¡Más Madera! Unas cuantas escenas estrambóticas y gran música, y Shaw que sobrevivió a la locura. Aún se oyen sus carcajadas ante los gags de Harpo, su amigo.

El Problema con Cinderella fue su autobiografía publicada en 1952 y al poco tiempo de su publicación, Boris Vian la elogiaba en la revista francesa Jazz Hot, escribiendo que era uno de los libros más interesantes entre los escritos por músicos de Jazz. Vian también dijo que alguien que en momentos en que ganaba más de 30,000 dólares, lo abandonó todo porque tenía la impresión de que se le robaba el espíritu... era, por lo menos, un tipo simpático sin lugar a dudas. Ese romanticismo fue la característica más sobresaliente de la música de Shaw. Tanto en los éxitos más comerciales como en la ambición creativa del músico.

Lo mismo se puede decir de su estilo instrumental: oír su forma de tocar es emocionarte con el sentimiento con el que llenaba sus solos. Todo esto no significó que se considerase alguien del espectáculo, sino que prefería ser un intelectual, un lector infatigable, un maníaco de la cultura interesado en la política. Prefería posar para la prensa leyendo el En lucha incierta (In Dubious Battle, 1936) de John Steinbeck, obra maestra del realismo social... que le acosaran a preguntas sobre su vida.

Shaw se enamoraba, casaba y divorciaba con la misma facilidad y ritmo con que hacía y deshacía orquestas. Siempre estuvo dispuesto a empezar de nuevo para llegar lo más lejos posible en todos los sentidos, pero sobretodo en la busca de la felicidad y de la culminación artística.

Pesadilla

Intelectual progresista, Artie Shaw destacó en el mundo musical de su momento por su continua lucha contra el racismo. Luchó con los medios que él tenía a su alcance: la contratación de Jazzmen negros como Billie Holiday, Roy Eldridge y 'Hot Lips' Page, cuando ningún líder de big band blanca lo hacía. Igual que Dashiell Hammett se alistó sin haber sido movilizado y sólo actuaba para la tropa, ya que se negaba a tocar para la oficialidad.

Durante la postguerra prestó inmediatamente su concurso a la inicial lucha del sector liberal de Hollywood contra el Comité de Actividades Anti-Americanas. El 4 de mayo de 1953 tuvo que someterse a un terrible interrogatorio por espacio de dos horas, ya que los chivatos le habían delatado como izquierdista y los inquisidores le acusaban de haber asistido a cuatro mítines comunistas en 1946. Le pidieron nombres y Artie Shaw se negó a darlos. "Decidí que América había acabado para mí", llegó a decir aquellos días.

Fue entonces cuando Shaw conoció a Evelyn Keyes en Paris. La actriz se había retirado a los 36 años harta de una industria del cine que se había plegado a los designios ultraderechistas. Juntos se fueron de un país que los había idolatrado. Solo años después volverían a sus raíces... Igual que las gaviotas siempre vuelven a los mismos puertos porque realmente son su hogar, les guste o no.

Las canciones

  • I can't get started, 1935
  • Streamline, 1936
  • The blues, 1937
  • Fee fi fo fum, 1937
  • I'm yours, 1937
  • John boy, 1937
  • Shoot the likker to me, 1937
  • Frenesi, 1938
  • WHAT is this thing called love, 1938
  • solid sam, 1941
  • Moon glow, 1941
  • Just kiddin' around, 1941
  • You do something to me, 1945
  • Bedford drive, 1945
  • The man i love, 1949
  • I concentrate on you, 1949

Un artículo de La vieja ola jazz para el Ecos de Sociedad.

F I N

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 220]

Comentarios