Buscar
07:30h. Lunes, 24 de Septiembre de 2018

De Abercrombie y el vacío

Tachas 220 imagen
Tachas 220 imagen

Esa libertad de las grandes músicas enteradas de sus límites para luego bordarse sobre ellos, lleva a Fernando Cuevas a enumerar una elemental discografía -¿debería seguir existiendo este término, u hoy más que nunca?- de John Abercrombie, guitarra sincopada, y entonces este Tachas 220 se empieza a sentir bordado.

Esteban Cisneros acepta el tema, se zambulle en el registro de un hito de The Kinks digno de simpatías, y guiña el ojo con un Arthur, we know, and we sympathize.

Javier Morales i García, concentrado en alguien tan perdurable como Artie Shaw por mucho más que la música, hace su tercera y última entrega biográfica sobre Un americano en Begur.

Diana Alejandra Aboytes se ufana en sacar cuentas sobre lo que falta y lo sobrante, y el saldo es su cuento sobre El lado vacío de un martes.

Sobre faltar y/o sobrar, Sergio Inestrosa cuenta también, aunque sobre Desasosiego.

Andrés Baldíos advierte que No es tan difícil volar, pero.

María Elisa Aranda narra una Gladiola más allá de su condición florista.

Celia Dropkin —El acróbata-, Jesús Nieto —Marítima-, Leonardo Biente —Estación rock'n'roll- y Néstor Pompeyo Granja —Visión del desmayo- aportan hoy la poesía, que ya de por sí.

José Luis Justes Amador sí llega a la página XXX del Cuaderno de Navegación sobre su Abstinencia.

Bordemos, así sea en el borde.

[Ir a la portada de Tachas 220]