Buscar
14:54h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

GUÍA DE LECTURA

Crímenes, de Ferdinand von Schirach

Jaime Panqueva

Crímenes, de Ferdinand von Schirach
Crímenes, de Ferdinand von Schirach

Benditos sean los amigos que nos recomiendan libros. En esta ocasión el consejo proviene del escritor Marco Vanzzini; me prestó su ejemplar de Crímenes recién leído, con fragmentos que aún mostraban la huella fresca del resaltador fluorescente.

Ferdinand von Schirach es un sobresaliente abogado defensor en el sistema alemán de justicia, que aprovechó el bagaje de su práctica legal para construir este libro de relatos a caballo entre expediente judicial, thriller y disertación sobre el sentido de la justicia, en un mundo que cada vez parece creer menos en la verdad. Publicado en 2009, se convirtió en un éxito arrollador de ventas, que lo mantuvo durante más de un año dentro de las listas estelares, y llevó a que se tradujera del alemán a decenas de lenguas. El título original (Verbrechen), es de por sí el primer reto para el traductor, pues en ese idioma se escribe de igual forma en el plural que en el singular (tras la lectura, me inclino más por la segunda posibilidad). Editado en 2013 por Salamandra con la traducción de Juan de Sola, precedió a dos ejemplares de cuentos, Culpa y Tabú, y a una novela, El caso Collini.

La mezcla preparada por von Schirach es sencillamente fascinante; los casos se narran con una precisión inigualable, quizás gracias a la formación retórica inherente a su trabajo, lo que permite crear un suspenso que por auténtico se vuelve ineludible. Los personajes abarcan todo el espectro social de la Alemania del siglo XXI donde convergen las familias de rancio abolengo, los turcos, libaneses, africanos, asiáticos o inmigrantes de la Europa del Este, que se someten a un sistema judicial que a pesar de sus fallas, demuestra un alto grado de eficacia (En Alemania se registran todos los años cerca de 2.400 casos de homicidio, de los cuales cerca de 140 tienen lugar en Berlín. Son más de los que se producen en las ciudades de Frankfurt, Hamburgo y Colonia juntos; pero con un porcentaje de resolución del 95 por ciento, p127) y humanidad; de esto último los cuentos, Suerte y El etíope son una excelente muestra.

Von Schirach aboga por el individuo presa de neurosis asociadas a la segregación, al aislamiento y la indiferencia laboral Pienso en Fähner, El erizo, y La espina, que nos remiten a casos recientes como el de Andreas Lubitz, el piloto suicida de Germanwings. Pero también destaca y diserta sobre la importancia de la verdad y la objetividad, en pasajes quizás exiguos pero sustanciales: A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos o Inglaterra, en Alemania la fiscalía no es una de las partes en liza, sino que obra con neutralidad. Es objetiva, investiga también las circunstancias eximentes, y por eso nunca gana ni pierde: la fiscalía no tiene más pasiones que la ley. Sirve exclusivamente al derecho y la justicia.

Una excelente lectura para estos parajes y tiempos de superfiscales, instituciones maquilladas, puertas giratorias e impunidad que supera el porcentaje de resolución de Berlín. Hay más y mejores alternativas que admirar y copiar ciegamente a nuestros vecinos del norte... Benditos sean.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 223]