Buscar
15:01h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Plano secuencia de la vida

Andrés Baldíos

Fotograma de la película 'Brindis a Manolete', cinesanmateo.blogspot.mx
Fotograma de la película 'Brindis a Manolete', cinesanmateo.blogspot.mx

Se abre la toma, plano general, un auto estaciona en el lugar equivocado, pero al protagonista no le importa: tiene prisa, llega tarde a su momento de gloria. Antes debe atravesar un estruendoso corredor de circunstancias: ¡portazo de entrada!, una pareja discute sobre el resto de sus vidas, un enfermero llora por la muerte del maldito aletargado que cuidaba, un actor pornográfico se habla a sí mismo con la intención de darse los estímulos suficientes para salir a escena y hacer historia, dos mujeres intercalan conversaciones que podrían afectar el rumbo de nuestro tiempo, una pareja se encuentra a mitad de una recepción para galardonar la existencia de la humanidad con el beso de los besos (que apenas se distingue de un incomparable juego de siluetas), un niño recita una historia que podría descifrar el sentido de la vida, una chica criminalmente bella se pasea en patines y alcanza a rozar varios de los reflectores dispersados, un hombre se arrastra llevando consigo la ambición que resguardaban las profundidades de la tierra, una casualidad se torna en un objetivo inconsciente y entonces todo en la vida tiene más sentido de lo que ya tenía; y finalmente, el segundo y último portazo de entrada al mundo de los sueños: hay varias personas limpiando miles de ranas en el set. ¡Muy bien!, exclama un joven sonriente de apenas treinta-y-pico años, ¡hagámoslo de nuevo, sólo por si acaso! Recuerden decir sus diálogos como si nadie más que ustedes estuviese detrás de ellos…

y el milagro de la vida acontece.

A P. T. Anderson.
¡Gracias por tu visión!

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 223]