Buscar
07:18h. Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Diggin’ The Heaney

Andrés Baldíos

Me topé ante la frívola indiferencia
de una conferencia
de transversal intención
a la divulgación
de la poesía.

El conferencista, un estudioso mojigato de canas desbordadas, anteojos de millonario, semblante inofensivo y ojos diminutos (semicerrados, como si algo le calara, como queriéndose evitar alguna luz agotadora), recitó, por milésima vez, ante una audiencia estrictamente exclusiva, un poema de su autoría. Así prosiguió durante más de dos horas, tratando de justificar (más que explicar un razonable contenido de proliferación didáctica) sus respectivas lecturas. Oh, y es que su profesión oficial era la de Conferencista, un humilde instructor más que un fecundo maestro.

Minutos antes de la clausura, me levanté de mi asiento y salí de ahí, sin pausas, incorregible, agobiado, rostro firme y espalda estrecha, diciéndome:

“¿En qué momento los versos se tornaron exclusivos? ¿En qué momento la difusión se volvió un lujo? No vuelvo a leer poesía. Jamás.”

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 225]