Buscar
07:17h. Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Hipodérmica con alas de cuervo

Nicolás Nauftal

4
4

Al principio el veneno trabajaba para mí
El sonido se fabricaba en garajes
donde los dioses del ritmo y de la poesía
se deleitaban juntos con los frutos
de nuestra refriega día tras día.

En la tierna edad huíamos con los surfistas
Quise averiguar si convirtirme en leyenda
haría que mi padre volviera a casa
nunca dejé de extrañar al viejo
que se perdió en un voraz torbellino
de juergas y sueños frustrados.

Nunca pude encontrarte querido amigo
Y el veneno me hace andar
 por el irreversible sendero del infierno
donde el tiempo es esnifado
por el hueco de la nariz de cráneo amarillo.

Yo tambien quise ver un mejor tiempo
Quise como ninguno enmarcar mis acciones
en el más atrevido heroísmo del poeta
del fantasma country
del errante folk
del rasta ácido.

Intérprete de infernales canciones
Sentado en la silla de la ira
Recogido como un hombre
dentro de la caja
Esperando que el gancho ciego
de la muerte se lleve consigo
esta pila de huesos.

Viví también el mejor tiempo
en el que muchos quisieron
estar, zona cultural de Seattle
Clase del 99 junto con
verdaderos magos de la distorsión
de los sonidos slide y el
verso más afilado que pudiera
engendrar un trovador
de las llamas nocturnas

El fantasma
sigue agitándose en el oleaje
de la juerga underground
de surfistas con guitarras
en sus equipajes.

Boda gitana que nunca llegó
Staley sombreaba con sus lápices
una oscuridad de todos los colores

Estación de la locura
loco dragón del micrófono
y las mezclas de licores
y de estéticas musicales brutales
en los conciertos desconectados

Arte de Jerry Cantrell
demonio fiel a su propia alma
de guitarrista clásico
hombre de acero que sigue en pie
sobre las arenas del tiempo.

Perdóname oh Dios dijo el Tiempo
El reloj de pelirrojo trovador
empezaba a agotarse y los hombres de negro
tocaron aquel día a su puerta por
el tubo de la hipodérmica
llegaron y pasaron de largo:

"Cuan largo era Layne
se encontraba rodeado
de un Hiroshima individual
Luego de una guerra
cancelada sólo con
el beso de la Parca"

Desde aquel día que Papi
no volvió a casa
tomé de nuevo la guitarra punk
pegada con cinta
el sabor del brandy en la garganta
Las canciones serán mi camino
para volver a casa mi viejo.

La muerte es cobardemente impune
prefiere a los artesanos de esta vida
y perdona a los rateros de la sociedad
Layne y el hoyo negro se saludaron
la Parca tenía sus arpas siniestras
tan templadas ese día
que por fín se reventaron en las venas
del inveterado juerguista.

El cuervo sobrevolaba mi estancia
durante semanas y se posaba
en el alfeizar de mi ventana
el momento llegó mientras
me hallaba trabajando.

Por las horas que dormí
por las horas que consagré al contrapunto
a las fuerzas de la jungla de cemento
de playa e innoble desarraigo.

La magia me abrió sus puertas
hasta donde pude comprenderla
e inventé mi vía de escape
sin traicionar el secreto
de la Esfinge.

***
Nicolás Nautfal
, pseudónimo de Luis Fernando Ruiz G. Nació en ipiales en el 79, estudió filosofía y letras y lenguas modernas en la Universidad del Cauca. Poeta, músico, rockero de corazón. Sus textos se han publicado en diversos cuadernos y blogs. Actualmente vive en Ipiales y se dedica al comercio.

[Ir a la portada de Tachas 225]