Buscar
03:51h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

The Mad Lads: I don’t want to lose you baby

Javier Morales i García

The Mad Lads
The Mad Lads

Hay discos que son perfectos para las calurosas noches de verano, porque hacen que el tiempo vaya más despacio, y así hace menos calor. The Mad Lads es uno de esos grupos a los que vuelvo cada verano, pongo el disco y...

Memphis High School, primeros años de la década de los 60. En los recreos, cuatro estudiantes se ponen detrás de uno de los aros de baloncesto y empiezan a hacer voces para divertirse. Después, la cosa parece que va en serio, porque incluso se ponen un nombre que aparece en los murales del instituto: son The Emeralds.

John Gary Williams como líder y barítono, William Brown es el barítono y Julius Greenel tenor, mientras que de las voces bajas se ocupa Robert Phillips.

Brown es el que se tomaba todo aquello más en serio y en las horas que le quedan libres trabaja en una tienda de discos que pertenece al sello Stax. Sí, el mítico Stax/Volt de Jim Stewart, o lo que es lo mismo: La Casa del Southern Soul y de los números Uno de Otis Redding, de Sam & Dave, y de Carla Thomas, y de William Bell, de The Markeys, Rufus Thomas y Johnnie Taylor. Palabras mayores.

Así que Brown consigue para The Emeralds una audición para la Stax, y gustan. Quedan contratados y la primera decisión es cambiar el nombre a estos estudiantes para darles un poco del lado salvaje. Se convierten en The Mad Lads.

Su primer disco se graba en 1964 y pasa desapercibido. Allí estaba el “The Sidewalk Surf”, que desde entonces se convierte en pieza de coleccionistas para los amantes del sello. No importa; la siguiente canción es “Don’t Have To Shop Around” y se convierte en un clásico instantáneo. Entra en las listas en octubre de 1965 y allí se mantendrá durante once gloriosas semanas, llegando hasta el número 10.

Pero es que el siguiente single, “I Want Someone”, va aún mejor. Está durante trece semanas en la lista de R&B y vuelve a llegar al número 10. Este reconocimiento en las listas se mantuvo en los tres siguientes singles y también para el LP que editan, llamado Mad Lads In Action.
Durante 1966 el servicio militar se lleva a la voz principal, John Gary Williams, y también a William Brown. Son reemplazados temporalmente por Quincy Phillips y Sam Nelson para los conciertos que tenían contratados, pero en las sesiones de grabación vuelven a estar los miembros originales.

Lo cierto es que estas entradas y salidas, junto a un cambio de distribuidores de Stax/Volt, hacen mella en el grupo, y eso fue el principio del final para The Mad Lads. El éxito les había abandonado, pero siguieron trabajando los fines de semana como coristas de sesión o como músicos en diferentes fiestas que organizaba el sello que les había contratado.

John Gary Williams siguió trabajando como compositor a sueldo y miembro del sello, mientras William Brown hacía las veces de editor musical. Robert Phillips pasó a ocuparse de las tiendas de discos que dependían de la Stax y Julius Green se ocupaba del diseño gráfico y de la ropa que utilizaban los grupos del sello, así como compositor.

Seguían formando parte de esa familia y en los años 70 sacaron dos LP's, así como un disco en solitario del magnífico vocalista que es John Gary Williams, pero nunca volvió el éxito en las listas, a pesar de ser tesoros por redescubrir. Sus historias particulares siguieron por otros derroteros y puedes encontrar sus nombres en cientos de discos maravillosos.

Su sello vocal y musical queda para siempre. Armonías vocales exquisitas que me recuerdan a otros grandes, The Tymes, y unas interpretaciones musicales de todos esos músicos geniales que trabajaban en los estudios de grabación de Stax y Volt. Una sección rítmica espectacular.

Nos quedan no sólo las canciones que llegaron a las listas. También floorfillers como “Patch My Heart” o favoritas personales como “Sugar Sugar”. Pero era en las baladas donde los Mad Lads dejaron un sello maravilloso: “I Want A Girl”, o el clásico “My Inspiration”, “Come Closer To Me”, y esa joya llamada “These Simple Reasons”; una maravilla.


Ya sabes, para el verano (que ya se fue), The Mad Lads.

 

Dedicado a toda la gente con alma.

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 226]