Es Lo Cotidiano

Romance culto y de moda

Chema Rosas

Romance culto y de moda

-Disculpe señorita, ¿puedo sentarme junto a usted?

-Al estar vacío el asiento, no veo ningún problema, joven…. A menos que sea de esos que creen que está mal visto que una mujer viaje sola en autobús. En ese caso le diría que el lugar está ocupado por mi descontento y agradeceré permanezca de pie, lo más lejos que las dimensiones del camión lo permitan.

-Me preocupa que piense que soy capaz de tan retrógradas y sexistas suposiciones. Al tiempo que tomo asiento permítame explicarle que soy hombre moderno y a favor de la igualdad de géneros.

-¿Quiere decir que la igualdad entre los géneros es un favor? ¡Ahora resulta! Típica actitud de macho que nos hace el favor de considerar iguales a las mujeres. ¡No, gracias!

-Temo que haya malinterpretado mi uso del término “favor”. Lejos de referir un auxilio o ayuda de mí para usted o a su género, mi intención era decir que estoy dispuesto a defender los principios de igualdad de género. Por otro lado, me gustaría contar con el suyo.

-¿Con mi género?

-¡Con su favor! Entendido, claro, como expresión de agrado. En tiempos más galantes era un pañuelo o listón otorgado por la dama, para que el caballero usara en el sombrero o la solapa.

-¡Por fin nos vamos entendiendo! No está usted de mal ver, y mire que el amplio léxico y elocuencia son características que juzgo por demás favorables en un hombre. Sin embargo, he de hacer notar, que usted no usa sombrero, sino gorra, y que su camiseta sin mangas carece de solapa.

-Es usted una afortunada ganadora de la lotería genética, pues además de ser guapa es inteligente y con una aguda capacidad de observación.

-Le recuerdo que la apariencia estética de las personas no es inversamente proporcional a su inteligencia, o cualquier otro tipo de destreza. Aunque su comentario me molesta por machista, sé reconocer un piropo y le agradezco… pero volviendo al tema de su atuendo, he notado que en vez de pantalones, usted usa falda…

-Me alegra que lo mencione. Como le explicaba desde el principio, soy un fiel defensor de la igualdad de género. Aunque creo que aún hay mucho que hacer para equilibrar la balanza que históricamente ha funcionado en perjuicio de las féminas, también hay terrenos simbólicos que el hombre puede ir recuperando en terrenos de igualdad.

-Es usted más profundo de lo que juzgué al principio, y además tiene ojos lindos.

-Y gracias a estos ojos, puedo darme cuenta de que usted, en vez de falda, usa pantalón. A principios del siglo pasado eso habría sido un escándalo y se le habría tachado de subversiva o algo peor, sin embargo, hoy es de lo más normal del mundo. Es muy posible que se cuestionen mis preferencias sexuales por haber decidido que quiero usar esta prenda. Es por eso que he decidido desafiar el paradigma y usar falda.

-Entiendo y celebro el punto, pero debo preguntar… ¿tiene que ser tan corta?

-Un hombre debe tener la posibilidad de ponerse la ropa que guste y viajar en camión sin ser molestado por ello. No me puse esta falda para provocar a nadie, simplemente creo que se me ve bien y su escasa longitud proporciona una frescura que jamás tendría con pantalones.

-Yo uso pantalones…

-¡Y vaya que los usa! Si me permite la confianza y el atrevimiento, le confieso que fue su entallada figura envuelta en jeans lo primero que noté al abordar el camión, y a usted después.

-Aprecio su honestidad y candor. ¿Me permitiría seguir apreciándolo mientras tomamos un café?

-Sólo si yo pago y después vamos a ver zapatos. Me encantaría saber dónde compró usted esas botas de trabajo…

-No empiece otra vez de machista. Mejor dividimos la cuenta y me dice cómo hace para viajar en transporte público con semejantes tacones…

FIN

Inspirado en el texto Revolución Estética,
del libro Los Gormondios de Marfesia, de Marco A.
Almazán (1979).
notengomeil@gmail.com

***
Chema Rosas (Ciudad de México, 1984) es bibliotecario, guionista, columnista para El Heraldo de León, ermitaño y papa-de-sofá, acérrimo de Dr. Who y, por si fuese poco, autoestopista galáctico.

[Ir a la portada de Tachas 229]

Comentarios