Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Cosas peores, de Margarita García Robayo

Jaime Panqueva

Cosas peores, de Margarita García Robayo

Muchas veces, y lo dicen también poetas, hallamos consuelo en nuestra existencia cuando encontramos personas con mayores carencias o en más complicados trances que aquellos que nos toca vivir. Si no a través de la experiencia personal, sirven los libros para reconocer o dar por vividos instantes plasmados en las palabras; pues para qué leemos si no para ampliar lo vivido o ver lo que no habremos de ver. 

Vuelvo a mi pequeño atado de libros de autores colombianos, por cuya cima se asomaba Cosas peores (Alfaguara, 2016) un conjunto de siete relatos que nos asoma a las desgracias de personajes con destinos muy poco envidiables. Ya sea la obesidad mórbida, el cáncer, un aborto involuntario cobrado de forma implacable por la familia, la muerte de la pareja o de un hermano, o la sencilla incapacidad para conectarse con los demás, los seres creados por García Robayo en este libro han sido dispuestos para conmover o aterrar al lector.

La autora se desenvuelve con un lenguaje muy directo y medido, aunque a veces parece escrito con un español latinoamericano tan neutro que es casi imposible adjudicarle una región en concreto, con la excepción de Usted está aquí que se desarrolla en España con personajes suramericanos. Sin embargo, y allí encuentro la gran virtud de su pluma, desde la omnisciencia de su narrador invoca los sentimientos del lector para colmar los silencios o vacíos espirituales de sus protagonistas, para integrarlo en cada uno de sus aguafuertes. Intuición y técnica, creo yo, se combinan en este texto capaz de sacudir indiferencias. 

Cierro con esta cita de Alonso del Saguaral del maestro Sergio Galindo, que encontré muy adecuada para esta ocasión.

ALONSO:
¿Cómo puede darte alivio,
ver en desgracia a otro amigo?
PÁNFILO:
... ¡Por sabido eso se calla!...
No es qui andiuno agradeciendo
qui haigan otros más jodidos.
Pero viendo que los hay,
piensu uno, bendito Dios,
déjame así como estoy
y ocúpate del di atrás.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 233]

Comentarios