Es Lo Cotidiano

Workinonit

Esteban Cisneros

Así va el juego:

Rock and Roll. Rockabilly. Skiffle. Twist. Jerk. Beat. Merseybeat. Freakbeat. Invasión Británica. Garage. Ye-Ye. Country. Americana. Bluegrass. Música de raíces. Gospel. Blues. Rhythm and Blues. Doo Wop. Soul. Northern Soul. Southern Soul. Deep Soul. Philly Soul. Latin Soul. Girl Groups. Funk. Funk. Funk. P-Funk. Electrofunk. Disco. Hi-NRG. Jazz. Swing. Trad Jazz. Modern Jazz. BeBop. Hard Bop. Fusión (¡ugh!) Psicodelia. Sunshine Pop. Pop Barroco. Bubblegum.  Punk. Post-Punk. New Wave. Indie. Psychobilly. Oi! Rrriot Grrls! Powerpop. Mod Revival. Calypso. Ska. Rocksteady. Reggae. Dub. Two-Tone. Second Wave. Third Wave. Nth Wave. Folk. Folk Rock. Anti-Folk. Lounge. Exotica. Space Age Pop. Easy Listening. Boogaloo. Tropicalia. Chanson Francaise. Progresivo. Hard Rock. Glam. Shock Rock. Heavy Metal. Speed, Death, Trash, Doom. Metal, ya sabes. Drone. Stoner Rock. Krautrock. Techno. Synthpop. Electronica. Trip-Hop. Madchester. Baggy. Britpop. Shoegaze. Noise. Twee. Jangle Pop. Dream Pop. Space Rock. C-86. Samba. Bossa Nova. Cumbia. Salsa. Mambo. Bolero. Ranchera. Rap. Hip-Hop. Rap ambiental. J-Pop. Shibuya-Kei. Polka. Afrobeat. Ambient. Clásica. World Music. Y todo lo que pasa cuando las músicas se encuentran…

Y sigue el juego:

A es de Astrud pero también de los Ad-Libs o de los Admirations o Laurel Aitken. B es de Beau Brummels y de Big Star o Afrika Bambataa. C es de Cockney Rejects o de Sam Cooke. D es de los Delfonics y de Nick Drake. E es de Los Elegantes y Endtroducing de Shadow. F es de Flamin’ Groovies. G es de Los Gatos Negros o Dizzie Gillespie o Marvin Gaye. H de los Honeycombs. I de Ike & Tina Turner y sus Ikettes y los Inspirations y, por qué no, de la (International) Noise Conspiracy. J de The Jam o de James Jamerson. K de The Knack, The Kinks, El Klan, ¡Kamenbert!, hay montones. L de The La’s y Love de Arthur Lee y Little Milton. M de las Madres de la Invención y Manic Street Preachers y Os Mutantes. N de Nas. O de Ocean Colour Scene, sí, qué tiene, y de Odetta, grande. P de Robert Parker y de los Platters y Pulp y Primal Scream y las dos P’s de P.P.Arnold y de Public Enemy y Public Image Limited. Q de Q-Tip y de (dejemos que cuente) Marie Queenie Lyons pero no de Queen porque me aburren pero sí de la tribu llamada Quest. ¿Los Quién? R de las Ronettes y de The Roots y de Dios mismo, Otis Redding. Rhythm! S de Phil Spector y de Specials y los Stooges y los Shambles. T de los Tokays y de Tammi Terrell y de Tenpole Tudor. U de The Undisputed Truth y los Undertones y UK Subs pero nunca, nunca, nunca de esa banda de porquería. V de las Velvelettes y los Vibrators. W del Wu-Tang Clan y de Wau y los Arrrghs!!! y Brian Wilson. X de XTC y X-Ray Spex. Y de Yeti y los Yardbirds de Young, Gifted and Black. Z de los Zombies y no, por favor, de página y planta.

Tira esa escalera al cielo. No la necesitamos. De todos modos nunca vamos a subir. Cierra las puertas. Enciérrate en tu habitación realmente pequeña y fíjate como, realmente, todo lo que hay que aprender está entre surcos de vinilo y vermú.

Y venga, otro más. Yo te suelto el nombre del disco y tú me dices de quién es:

Music For A World Without Limitations. You Can’t Hide Your Love Forever. Radio City. Ogden’s Nut Gone Flake. 3 Feet High And Rising. Pop, Girls, Etc. Donuts. Girls And Weather. Songs In The Key Of Life. Chelsea Smiles. Alta Fidelidad. Basic Magnetism. Designs In Music. Ten Blue Pills. Emergency Third Rail Power Trip. No Me Hallo Y Algo Más. You’re A Woman I’m A Machine. Pink Moon. Sorry Ma, Forgot To Take Out The Trash. Hot Buttered Soul. The Harder They Come. Blue Lines. Everything Is Borrowed. Olé. Too-Rye-Ay. Soul Fever. Ok Anyway. Thirteen. Setting Sons…

Hay demasiado que escuchar y, citando a Mick Collins, “la vida es demasiado corta como para soportar otro himno de Journey.” Vinilos, cintas, cedés, cede-erres, vídeos, todos los formatos, aquí y allá. La música nos ha dejado de importar porque está en todos lados como producto pero, oye, si puede salvar tu día una canción, entonces la música puede salvar tu vida.

Me consta.

¿Y sigues discutiendo rock y pop? ¿Reflexionando sobre el estado de la música? ¿Estático y con miedo? ¿Sigues perpetuando prejuicios? ¿Sigues creyéndole a esos vomitivos pasquines que te dicen lo que tienes qué escuchar y no a tus propias tripas y oídos? Oye, cuida tu alma.

Despégate de la tele, apaga la radio FM y pon esos oídos atrofiados a trabajar.  

Aún puedes salvarte.

C/S.

 

 

***
Esteban Cisneros
(León, Guanajuato) es panza verde, músico de tres acordes, lector, escritor, dandi entre basura. Cuanto sabe lo aprendió entre surcos de vinilo y vermú y los Beatles. Está convencido de que la felicidad son los 37 minutos que dura el primer disco de Dexys Midnight Runners. Procura llevar una toalla a todos lados por si hay que hacer autoestop intergaláctico.

[Ir a la portada de Tachas 233]

Comentarios