Buscar
01:29h. Viernes, 20 de Abril de 2018

Haruki et Kenzaburó en las mismas

Andrés Baldíos

Foto, Cig Harvey
Foto, Cig Harvey

Era un día feliz… supuestamente.

Ambos personajes estaban en la costa. Uno al lado del otro reflexionaba las olas más que simplemente observarlas y dejarlas ir y venir en su convenio irrepetible. Las gaviotas formaban parte de la ficción del momento.

Uno le preguntó al otro: ¿de qué tratará tu nuevo trabajo? A lo que el otro respondió: No puedo decirte, es un asunto personal. La pista que puedo darte es que habla de las mismas cosas de las que tú hablarás… pero claro, vistas desde mis ojos. A lo que el otro preguntó: ¿De modo que la base de nuestras vidas seguirá siendo la aflicción por intentar entender cualquier cosa? A lo que el otro respondió: No lo sé, te aseguro que ni los ancestros lo saben. A lo que el otro preguntó: ¿Los ancestros del mundo? A lo que el otro respondió: Nuestros propios ancestros, los pretéritos de nuestra propia tierra… quién sabe el resto del mundo.

Es reconfortante saber que no vivirán para siempre, y que tarde o temprano, Japón habrá de sumergirse bien adentro de su nostalgia… al grado de pesar lo suficiente para hundirse, murmuró el mar a los personajes… supuestamente.

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 235]