Buscar
13:01h. Martes, 25 de Septiembre de 2018

Exocomunicación: El amor no puede entenderse sin el entrelazamiento cuántico y la singularidad espacio-tiempo y/o viceversa

Deneck Inzunza

Jesca Hoop
Jesca Hoop

La decadencia humana se entiende por los modelos y sistemas que se procura a sí misma para condenarse. Un suicidio que no siempre necesita ser asistido.

De la exocomunicación y otros "demoños"[1]

En mi práctica como consultor entiendo la exocomunicación como un viaje cósmico macro y multidimensional entre signos comunicantes. No obstante, este emprendimiento no comienza en lo exo. Su punto de partida sigue siendo el signo en su más interna y profunda concepción interpretativa. El viaje comienza hacia el interior abisal, lo intra, alma y mente interactuando a través de cuatro pares de átomos de criptón en cada telómero de nuestro ADN, donde se produce la singularidad que expande el horizonte de eventos comunicacionales hacia lo exo, lo universal, lo absoluto. Tal como se teoriza en la apabullante compresión tiempo-espacio-materia-quanta en un agujero negro. "Como es arriba es abajo"[2]. De la trascendente comunicación intrapersonal hasta la exocomunicación con lo absoluto a través de un agujero de gusano. En esa singularidad está el amor entre otros poderosos signos energéticos comunicantes. Si le han hablado de exocomunicación y exopolítica como medios para hablar con extraterrestres, algún ignorante sistémico le ha visto la cara con oprobiosas intenciones. Déjeme explicarle, le ofrezco unas décadas de estudio del tema:

Exocomunicación es entenderse con seres, entidades, ondas, partículas, subpartículas con la fuerza de un big bang, con todo signo que nos rodea y comunica. Exocomunicación es connotación, manejo y dominio de energías cósmicas, signos comunicantes, frecuencias vibracionales a través de las ciencias comprendidas en todo su ámbito, sin discriminación ni censura ni oficialismos. Fundamento mi estudio y postulados de la exocomunicación en la Física Cuántica e Hiperdimensional, entre otras disciplinas.

Energías cósmicas evolutivas vs la involución y decadencia de la humanidad

La decadencia y fin de las grandes civilizaciones e imperios se deben al encadenamiento de eventos fatales, entre ellos, de los medulares, a la degeneración comunicativa. Dejaron de comunicarse efectivamente, sus estructuras sociales colapsaron y desaparecieron o migraron dispersos para reinventase. Los factores e intencionalidades de este fenómeno involutivo comunicacional son variados y dependen de los contextos. Sin embargo siempre encabezan la lista la necesidad de los aurigas en turno puestos por los gobiernos en la sombra para producir ignorancia, pobreza, desasosiego, falsas ideas de carestía y generar así un pueblo dócil, temeroso, agradecido con sus destructores, que produzca y consuma hasta la muerte en este sistema de neoesclavitud financiera. Otro factor fue que la élite dispuso que el conocimiento sería peligroso si se difundiera entre la granja humana, podrían sublevarse. La comunicación trascendente, la exocomunicación libera, hace universales a los humanos. Esto nunca les ha convenido a los dueños del circo. Incluso ellos se han quedado con mucho de ese conocimiento ancestral para sus linajes, negándolo por siglos, milenios, a la humanidad.

"La ciencia oficial", la que responde a los intereses de la élite y sus empleados ministros y secretarios, ha creado modelos sociales y educativos a la medida de sus perversos intereses. No entraré en detalles, en otro texto quizá, pero podemos ver el resultado decadente y en picada de esos modelos: la sociedad contranatura que tenemos.

Hay algo peor. Estos modelos están diseñados para autosostenerse. Es la misma sociedad quien defiende el sistema que los invalida y perpetúa a sus opresores. Se pierde la dignidad humana al grado de pedir la pax que la paz.

El entrelazamiento cuántico es el amor y/o viceversa. La exocomunicación lo explica a través de contextos universales e individuales

El amor de tu vida, las medias naranjas, los calzones rojos el 1 de enero, las mariposas, las ñáñaras, el complemento de vida. Usted siente el amor, pero la ciencia no se lo explica, al menos no la oficial, que tiende a desacreditar todo lo que no comprende o puede probar con sus protocolos anacrónicos, incluso con argumentos más inverosímiles que aquéllos que pretende negar. Por otro lado, cuando la ciencia habla del amor lo deja todo en hipótesis de cocteles químicos y electricidad en zonas determinadas del cuerpo y el cerebro. Al final, es el regreso al protocolo y discurso oficialista para terminar concluyendo nada.

En otra entrega explicaré a detalle el entrelazamiento cuántico y el amor. El primero nos dice que no importa la distancia en años luz a la que estén dos partículas entrelazadas desde una singularidad y origen, si hay un cambio en una, lo hay instantáneamente en la otra. No importa distancia, no importa que la mayor velocidad conocida sean los trescientos mil kilómetros por segundo de la luz, no importan eones... los cambios son al instante. El amor no necesita velocidad ni traslado, es inherente universal. Es física cuántica, es exocomunicación subatómica. Amor y neutrinos.

Energía y exocomunicación

Las cosmogonías, teogonías, creencias ancestrales, teorías, filosofías, religiones, terapias, rituales, brujos, chamanes, videntes, sanadores y muchos más, se basan en el conocimiento y dominio de energías. Todo, hasta la materia, en su infinitesimal fundamento, es energía. Quienes se entendieron con esos signos pudieron manejar los flujos energéticos individuales, grupales y de la misma geodinamia. Las bases científicas se encuentran en la exocomunicación, cuya determinación axiológica implica un compromiso humano con la divulgación científica y del conocimiento en un sentido universal.

Vayamos pues, aprendamos a manejar esas energías comunicacionales, y mejoremos el mundo real que nos hemos construido. Hagamos más humana y amorosa la mátrix.

Pruebe comunicarse con su interior y de repente se estará comunicando con el universo. Pruebe conocer y dominar las energías cósmicas que confluyen comunicacionalmente en usted, y de repente estará conociendo y dominando la energía universal.

***
Deneck Inzunza.
Escritor. Consultor en exocomunicación. Gestor social. Comunicación de la ciencia.

[Ir a la portada de Tachas 239]

 

[1] Alusión repentina a El diccionario de Coll. No pude evitarlo.

[2] "Según expresó Proclo en su comentario del Timeo de Platón: “El hombre es un pequeño mundo (mikros cosmos), ya que, como el universo mismo, posee tanto mente como razón, tanto un cuerpo divino como un cuerpo mortal."