Es Lo Cotidiano

Reflejo

Luz de Lourdes Gutiérrez

Calle Tacuba, Ciuda de México, ca. 1950
Calle Tacuba, Ciuda de México, ca. 1950

Hoy vi una mosca que golpeteaba desesperada en la ventana. Su pequeño cuerpo era estrellado una y otra vez por el constante empuje de sus alas hacia el frío cristal. La empatía, que no es una de mis cualidades más sobresalientes (y menos cuando se trata de estos insectos alados), me llevó a abrir la ventana un poco para que pudiera salir. Pero no lo consiguió. 

‎Intenté abrir un poco más y otro pedacito más. Y nada. Su histeria no hacía más que aumentar mientras que la idea de su libertad se desvanecía. Desesperada, terminé por empujar el pesado cristal hacia su límite de apertura y con la ayuda de mis manos me propuse mostrarle el camino. Sus ágiles movimientos esquivaron sin problema los míos, lentos y exasperados. Por un momento la perdí de vista. ¿Lo habría logrado? 

La busqué con ojos llenos de angustia por la habitación hasta que un sólido toc, toc, toc se escuchó en la ventana detrás de mí. Todo mi esfuerzo se vio defraudado.

Estaba a punto de gritar lo tan estúpida que creía que era mi alada amiga, cuando di la vuelta y lo único que vi fue un reflejo que me enmudeció.

***
Luz de Lourdes Gutiérrez
(Celaya, Guanajuato, 1988) es licenciada en Comunicación. A los 17 años participó por primera vez en un concurso de poesía y comenzó su inquietud por las letras. Aunque trabaja en cuestiones de Comunicación Corporativa, la literatura es su preocupación mayor. Se dedica mayormente a escribir cuento.

[Ir a la portada de Tachas 243]

Comentarios