Buscar
16:27h. Martes, 18 de Diciembre de 2018

Fumadores [VI]

Coco Chanel

José Luis Justes Amador

Coco Chanel
Coco Chanel

Casi cualquier fotografía de Coco sería perfecta.  Al contrario que con muchas otras personas, que con otras fotografías, es casi imposible que la personalidad de Coco no se quede impresa en el negativo, en la imagen.

Hay muchas fotografías de Chanel fumando: de joven o en sus últimos años, posando para la cámara o caminando atareada entre los bastidores previos a un desfile. Hay una, incluso, de 1938 de la modista ya no tan al principio de su carrera y un Salvador Dalí todavía joven, compartiendo un cigarro.

Hay, sin embargo, en esta fotografía, algo que llama la atención aunque no sepamos exactamente que es. Un algo que, supongo, es lo mismo que hizo que Francois Baudot la eligiera para la caja de tres libros en la que están recogidas las imágenes más icónicas de la diseñadora y de la casa que fundó.

El color negro del traje entallado y del sombrero, el collar de perlas, recuerdo de aquella frase de Coco “lo que más se parece a un collar de perlas falso es un collar de perlas verdadero”, y el cigarrillo, Gauloises por supuesto, prendido y prendido a los labios, son totalmente ella. “Una mujer debe ser dos cosas: con clase y fabulosa”, había dicho en alguna entrevista. En esta fotografía, Gabrielle “Coco” Chanel tiene ambas. Decir icónico al referirse a una fotografía de Coco sería, cuanto menos, redundante.

Coco no está perfectamente sentada. Como si tuviera que irse o como si alguien le hubiera acabado de decir que si posaba para la fotografía mientras se dirigía a cualquier otro lugar más importante que el objetivo del fotógrafo. No se molesta, ni siquiera, en mirar a la cámara. Ella sabe, y con eso basta, que es la cámara la que la está mirando a ella. Lo único que asombra en la fotografía es el cigarro. No por su aparición, sino porque quien ve la imagen no puede acabar de descubrir nunca si debería o no debería estar ahí, si es un signo de elegancia o de cotidianeidad. O ambas.

Es imposible saber en qué fecha se hizo esta fotografía. Y, aunque lo supiéramos nada importaría, porque “la naturaleza te da el rostro que tienes a los veinte. La vida ha dado forma al rostro que se tiene a los treinta. Pero a los cincuenta se tiene el rostro que se merece”.

¿Qué hubiera pensado Coco de que en abril de 2009 el Ministerio de Transporte francés pidiera que se retiraran de las marquesinas públicas de metro y autobús los promocionales que anunciaban un película biográfica sobre ella, con Audrey Tautou encarnándola, porque se la presentaba fumando en los carteles?

[Ir a la portada de Tachas 244]