Buscar
03:14h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

Palast der garten

Andrés Baldíos

El vecino era más extraño que los extraños usuales de las cintas de horror. Su extrañeza vertía en mí una sensación de quebranto muy parecido al de los secretos infundados por quienes no deseas conocer ni escuchar. Cada vez que cantaba desde su jardín podía presentir la belleza de la brutalidad y la pasividad del terror, como un suspenso levitando sobre mis días, como un gratísimo angelito sanguinolento de la guarda. Pasaba todo el día en su jardín y sólo salía a mediados de los meses tristes.

El vecino plantaba bayas de tuercas y tiestos de tornillos, regaba embragues, sepultaba cremalleras y clavaba pequeños letreros de incorruptible y severo deutsch. El vecino cantaba con tan roncado entresijo que llegó al punto de convencerme de que las demoliciones eran un deporte de singular belleza. El vecino era alemán, por lo que mis deleites se esparcían hasta rasgarme las entrañas y demostrarme que es posible enamorarse de un buen dolor.

El vecino es conocido como Blixa, The Wild Rose. Le pedí que me llamara si necesitaba alguna ayudita en su jardín de engranajes. Le ofrecí llevarle el fertilizante.

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 248]