Buscar
09:17h. Viernes, 20 de Abril de 2018

​250 Tachas

Jaime Panqueva

The Jackson Five
The Jackson Five

A la polisemia celebrada por Efrén Hernández en su mítico cuento podríamos añadir, a fuerza de permanecer y continuar publicándose sin pausa a lo largo de estos años o 250 números, una definición más contemporánea: La revista digital del Bajío. La mayúscula que da inicio al nombre es intencional y, más allá de esa mayúscula del respeto que pregonan algunos tinterillos, viene a cuento por la impronta que Tachas, con su persistente calidad, ha grabado en los lectores digitales.

Siempre me he preguntado dos cosas, ¿Cómo le hace Leopoldo Navarro para conseguir tan buenos textos semanales? Y también, ¿de dónde saca imágenes tan llamativas y, muchas de lal veces, perturbadoras? Permanezca esto en el misterio, como los trucos de los buenos magos, mientras podamos recibir los domingos las descargas de contenido de Tachas. 

Enhorabuena, Tachas y todo su equipo, por ser ejemplo a seguir en las publicaciones hebdomadarias, ¿debo decir: de nuestra zona? Porque ya la red hace de nuestro planeta un llavero, manida es la figura bajo la cual con un click cualquier lector, sin importar su ubicación geográfica, puede acceder a todo su contenido.

Quizás debamos aceptar algo que suena muy grande, pero que ajusta más al caso, al cuarto de millar de Tachas, a la difusión de nuestro idioma: Tachas hace parte de nuestra memoria, de nuestras preocupaciones, de nuestros diálogos y anhelos. Gracias, Tachas, porque no sólo eres una buena publicación. Eres una de las mejores excusas para escribir entre semana y sentarnos frente a un ordenador o tablet los domingos por las mañanas.

Manifiesto con alegre convicción y sin cortapisas que todo el mundo debería probar Tachas.

[Ir a la portada de Tachas 251]