Buscar
00:37h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

Fumadores [XXVI]

Un anuncio anti tabaco

José Luis Justes Amador

fumadores 26
fumadores 26

Partamos de dos hechos casi autoevidentes. Los publicistas, los buenos publicistas, probablemente sean las personas más “inteligentes” sobre la tierra. Pueden venderte cualquier cosa sin que te des cuenta. La segunda, que la mayoría de las campañas anti tabaco, sus anuncios al menos, son risibles y en realidad no afectan al fumador consuetudinario, que no se molesta ni en mirar la fotos varias de ratas, respiradores o fetos. O de volutas de humo que forman esqueletos o, para el caso, de complejísimos esquemas en letra diminuta que explican todos los componentes químicos de un cigarro cualquiera. Nadie escarmienta, si ese es el propósito, en fotografía ajena.

Asumidas esas dos verdades, la contraria también debe ser cierta, y es que cuando un publicista anti tabaco falla, lo hace estrepitosamente. Ningún cartel mejor para invitar a un joven a introducirse en los placeres, aún desconocidos para él o ella, del tabaco, o para convencer a alguien de no dejarlo, que el que ocupó páginas y más páginas completas de revistas gracias a la campaña Quit Now!

Una imagen en este caso vale más que mil palabras.

[Ir a la portada de Tachas 265]