Buscar
11:11h. Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

Guía de lectura

Summa de Maqroll el Gaviero, de Álvaro Mutis

Jaime Panqueva

Summa de Maqroll el Gaviero, de Álvaro Mutis
Summa de Maqroll el Gaviero, de Álvaro Mutis

Entre las ofertas ineludibles de la librería Emma Godoy del Fondo de Cultura Económica de Irapuato, encontré un ejemplar de pasta dura impreso en 2002 que cargué como libro de viaje a Colombia estas vacaciones. Tenía una deuda de lectura con este escritor y busqué saldarla con esta breve recopilación de medio siglo de escritos alrededor de su personaje toral, aquel que condensaba todos los fracasos en empresas descabelladas en los lugares más recónditos y hostiles del planeta.

Qué mejor ambiente para leer a Mutis que el paisaje del Tolima de su infancia, o el pie de monte llanero con sus ríos turbulentos, las frondas de árboles majestuosos y el calor tropical en donde emergen los Hospitales de Ultramar como el himno entonado por una voz canta a la ruina y al épico sinsentido.

Mutis nos aleja de ese planeta cuya superficie hoy cualquiera puede escudriñar sentado frente a una computadora o desde un celular, gracias a la omnividencia de los satélites artificiales, y nos transporta a las caravanas de camellos, a la vida simple y aterradora de las selvas y los bajos mundos que no figuran en Youtube. Lo logra a través de un lenguaje que dejó de figurar en los diarios o en la televisión y que, a pesar de algunos abusos retóricos o fórmulas repetitivas, aún es capaz de movernos a la reflexión por sus potentes contrastes y semejanzas con nuestra condición humana.

Cuánto has cambiado mundo, y qué poco has cambiado hombre.

Me despido recordando el regreso a mi primera patria con un fragmento de Los elementos del  desastre:

 

Y es entonces cuando peso mi exilio
y mido la irrescatable soledad de lo perdido
por lo que de anticipada muerte me corresponde
en cada hora, en cada día de ausencia
que lleno con asuntos y con seres
cuya extranjera condición me empuja
hacia la cal definitiva
de un sueño que roerá sus propias vestiduras,
hechas de una corteza de materias
desterradas por los años y el olvido.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 269]