Buscar
10:16h. Viernes, 17 de Agosto de 2018

Una mirada que termina en sí

Andrés Baldíos

Andrés Baldíos
Andrés Baldíos

A la mujer, el don de la humanidad.

 

El viento se deshace al traspasar las gradas y los automóviles: malísima metáfora para la destrucción.

Pero junto a mí hay alguien abierto de tiempo, con goces desproporcionados de mi inquietante compañía, riéndose conmigo, mofándose de la maldad, de las presunciones de quienes sólo buscan obtener la vida eterna, de quienes se aferran a su particular ciclo de ideas sin disposición por los exteriores, por la exaltación de hambruna por parte de esos paseantes contradictorios que buscan la cultura como locos en las estancias públicas o en las tertulias vespertinas de quienes comparten malabarismos formales de total palabrería, o en las vestimentas natales, o en la arquitectura ataviada de incongruencias y ondulaciones, o en las cadenas oficiales de cosas lindas.

Junto a mí hay alguien con la disposición de los poetas, escuchando los detalles del paisajismo que se ilustra en las conversaciones, delineando las circunstancias con la magia de sus gestos.

Junto a mí hay alguien con quien es maravilloso estar.

“Lo cierto es que cada uno busca a su modo, cada uno asiente con su debido ritmo”, me dice.

.

.

.

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 270]