Buscar
18:27h. Domingo, 24 de Marzo de 2019

Guía de lectura

Las esquinas del mundo, de Macaria España

Jaime Panqueva

Jaime Panqueva - Las esquinas del mundo, de Macaria España
Jaime Panqueva - Las esquinas del mundo, de Macaria España

Desde la Edad Media los cruces de caminos, a falta de señales de tránsito, eran adornados con picotas donde se exhibían para el escarnio de los caminantes los miembros de malhechores ejecutados en las villas cercanas. Eran otros tiempos, los viandantes se desplazaban con lentitud y podían darse el lujo de una generosa contemplación. En algunos casos, la columna de piedra, el poste con el reo ahorcado o las galgas que albergaban los despojos, se protegían de la intemperie con humilladeros de madera. Este carácter infamante de la encrucijada, de las calles que convergen en una esquina, conforma el motivo conductor del nuevo libro de cuentos de Macaria España, Las esquinas del mundo (Ficticia/La Rana, 2018), donde puede palparse el desarrollo que ha tenido su prosa tras las becas del FONCA 2015-2016 y el Seminario para las Letras Guanajuatenses 2017.

En estas esquinas guanajuatenses con nombres de próceres, Pípila, Zaragoza, Allende, Hidalgo; de países, de santos o de oficios, Macaria construye con su narrativa humilladeros para exhibir nuestro presente como país. En su particular picota desfilan los maltratadores, las prostitutas, los asesinos seriales, la bala perdida que a cualquiera puede tocarle, los muertos anónimos y el mismísimo diablo que, debo decirlo, en su apariencia cotidiana de oficinista es mucho más aterrador que aquel que pintaban otrora con pezuñas y cola.

Cuídate de las esquinas, decía la canción de Yordano, y también se le advierte al protagonista del cuento Héroes Nacionales: “porque le pertenecen al diablo y cada una de ellas es una puerta al infierno”. Y en cada una de las esquinas se abre una puerta hacia Laya, Romería, a la CDMX o al lejanísimo “Tirub, en el este de Europa”.

Macaria persiste: “es difícil entender que los puntos de encuentro entre dos calles dan a luz las esquinas y éstas pueden llegar a ser violentas”, comenta en su relato El esquinador.

Pero quizás el mejor cuento del libro sea Un pueblo olvidado, que abre el ejemplar, una alegoría que combina la violencia silenciosa de nuestra modernidad con el susurro del viento que evoca la imaginería de Rulfo.

Este miércoles, 22 de agosto, si se encuentra en Irapuato, puede acompañarnos en la presentación del libro, que tendrá lugar en Casa de la Cultura del Centro a las 19 horas, y conversar con su autora de esquina a esquina. Los esperamos.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 271]