Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Opera Anecdotes, de Ethan Mordden

Jaime Panqueva

pjimage-18-1
Opera Anecdotes, de Ethan Mordden
Opera Anecdotes, de Ethan Mordden

Este fin de semana se estrena la nueva producción de El Trovador en el Teatro del Bicentenario. La lógica diría que para este espacio de los libros lo más adecuado sería recomendar leer el drama original de Antonio García Gutiérrez. Estrenado en Madrid, en marzo de 1836, cuando el autor contaba con tan sólo 22 años, El Trovador fue un éxito absoluto que sobrepasó las fronteras de España hasta llegar a oídos del compositor de Busetto quien a pesar de lo intrincado de la trama se decidió a convertirla en ópera con la ayuda de Salvatore Cammarano. Pero no, me inclino más por un libro publicado hace apenas 30 años y que compré en una librería de viejo, Opera Anecdotes, del cual no he encontrado traducción alguna al castellano. El autor, Ethan Mordden, fue en sus inicios compositor y dramaturgo de musicales, e incluso compuso uno sobre Medida por medida de Shakespeare. A lo largo de su prolífica carrera como escritor, con varias decenas de libros publicados, dedicó varios al teatro musical, al jazz y a la ópera.

Creo que cualquier amante de la ópera lo encontrará muy divertido, pues puede leerse como un vademécum abriendo páginas al azar que permiten descubrir la vida tras bambalinas de los grandes compositores, directores o intérpretes del género. Mordden les devuelve la humanidad que el mármol, las fotografías en sepia y las grabaciones monofónicas han consumido.

Las anécdotas, comenta el autor, como los componentes de la mitología, ayudan a comprender un tema, pero no deben tomarse de una forma literal. Recogidos de libros viejos o revistas, frutos de chismes del mundillo operático o de la imaginación de los periodistas, Mordden recopila y transcribe con una visión mordaz y deliciosa. Quizás revela en ocasiones facetas de las personalidades que pueden adivinarse a través de la composición o de la encarnación de un personaje, pero en algunos casos es imposible. Estas anécdotas descubren también un ambiente mucho menos solemne y más humano que lo que muchos imaginan cuando se menciona la palabra “ópera”. La afición enfermiza del desabrochado Richard Strauss por el skat, un juego de cartas alemán; el humor satírico de Rossini; la sencillez y el pragmatismo de Verdi; la bonhomía de Caruso; los escándalos de Nellie Melba o el fuerte temperamento de Toscanini, complementan la figura de cada uno de los artistas.

En particular, recuerdo una breve anécdota que abre el libro, sobre una afamada cantante de ópera que durante una gira en México es detenida por unos asaltantes de caminos...

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 272]

Comentarios