Es Lo Cotidiano

Videodrome [I]

Javier Morales i García

 

Three Godfathers (1948) de John Ford
Three Godfathers (1948) de John Ford
Videodrome [I]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado, una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado Videodrome.

En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar, cinéfilos y mitómanos.

Jezebel (1938) de William Wyler

Es decir, Bette Davis. Es decir, la Actriz de Actrices. En el mundo del Cinéfilo y del Mitómano hay pocas cosas como los Ojos de Bette Davis… ¡Pero si hasta les hicieron una canción!

Bette Davis bajando por una escalera con aquel vestido maravilloso, obra de Orry Kelly... y la sombra alargada de Lo que el viento se llevó.

En una entrevista en televisión escuché a la actriz diciendo que había cobrado 650 dólares por esta película.

Jezabel o la maldad hecha mujer...

Bette Davis fue la última de las estrellas profesionales de Hollywood. También la primera.

Three Godfathers (1948) de John Ford

Esta es una de mis películas favoritas de John Ford, entre otras cosas porque se la dedicó a un amigo que había desaparecido: Harry Carey. Un título que es un remake de otra película que había dirigido Ford en su etapa muda. Me fascinan los colores de esta película y, como siempre, la forma en que este cineasta de cineastas filmaba los cielos. Fíjate en los cielos y verás. Ahí estaba parte de la maestría. Cómo filmaba la vida, las cosas que estamos más acostumbrados a ver y de las que apenas nos damos cuenta.

La torre de los siete jorobados (1944) de Edgar Neville

Tuve la suerte de ver esta película en una de las madrugadas históricas de la Segunda Cadena... y la grabé para poder verla varias veces. Investigando, llegué a Jesús de Aragón, Emilio Carrere y el maravilloso José Santugini, a Francisco Canet Cubel, a mi querida Julia Lajos, al mundo de los vivos a través de un espejo, tal vez nuestros ojos; el hombre normal que se ve envuelto en un misterio, el Cine Expresionista, la España de los 40 y sus secretos, misterios y miserias.

Que grande Edgar Neville.

C O N T I N U A R Á

.

.

.

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 274

Comentarios