Buscar
11:09h. Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

Videodrome [II]

Javier Morales i García

Richard Widmark
Richard Widmark

[Ir a Videodrome I]

 

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos....

Born Yesterday (1950) de George Cukor

Viendo esta película descubrí a esa gran actriz llamada Judy Holiday... y me enamoré platónicamente de ella. La puedes perseguir en diferentes películas y comprobar como trabajaba cambiando su voz según le conviniese en cada momento, en cada papel. Ella forma parte de la historia de Hollywood, pero sobre todo de la historia de los Teatros de Broadway, donde se construyó su prestigio a base de geniales actuaciones. Holiday había creado el papel de Billie Dawn en el teatro, pero cuando Garson Kanin vendió a la Columbia el guion por un millón de dólares, se pensó en Jean Arthur y Rita Hayworth para protagonizar la película. Ambas se negaron por diferentes razones y Miss Holiday tuvo la oportunidad. Ganó el Oscar a Mejor Actriz de aquel año. Acompañada por Broderick Crawford y William Holden, Holiday borda el papel. Te cae bien desde el principio, viviendo en su mundo de mejorar como persona, culturizarse y demás.

Kiss of Death (1947) de Henry Hathaway

El Beso de La Muerte... Hace unos días murió Richard Widmark, uno de los actores favoritos de mi padre. En esta película, Widmark era el asesino Tommy Udo, magistral en esa escena que pone los pelos de punta, tirando a una inválida en su silla de ruedas por una escalera... y riendo de esa forma tenebrosa... Escenas así ya no se te olvidan jamás. Vaya debut, Mr. Widmark.

Ejemplo tremendo de cine negro, el guion original era mucho más duro de lo que podemos ver en la película... pero los censores hicieron de las suyas. Da igual. Lo que uno se imagina siempre es peor de lo que ve o la realidad siempre supera a la ficción.

Henry Hathaway es de los directores que nunca fue muy reconocido por la crítica. Se le suele tildar de artesano, y poco más. Tenía fama de ser duro con los actores. Hay una anécdota de él que cuenta que estaba rodando en Nueva York y un montón de oficinistas se asomaban a las ventanas para curiosear. Hathaway, enfadado, gritó: “¿Os observo yo cuando estáis trabajando?”

Decía Henry Hathaway: "Para ser un buen director tienes que ser un bastardo. Yo soy un bastardo y lo sé".

I Vitelloni (1953) de Federico Fellini

Los Inútiles. Siempre he pensado que el Cine Italiano de la Década de los 50 es envidiable por algo en especial: su libertad. Este es un guion del propio Fellini con sus amigos Ennio Flaiano y Tullio Pinelli. Algunos días en la vida de un grupo de amigos en una ciudad o un pueblo que puede ser cualquiera. Franco Interlenghi, Alberto Sordi, Franco Fabrizi y Leopoldo Trieste son los actores italianos que podían representar a cualquier inútil. Todos somos un poco inútiles alguna vez en la vida, ¿no? Esa extraña sensación de no poder hacer nada ante los problemas. Como muchas de las películas de Fellini, esta también tenía detalles autobiográficos. Al final de Los Inutiles, cuando Franco Interlenghi está diciendo adiós al niño del tren, ese "adiós, Guido", la voz que oímos es la del propio director. Este era un truco, el doblaje post rodaje, que Federico Fellini siempre utilizó. Formaba parte de la magia de su cine.

Dijo Fellini: "Antes, cuando yo iba al cine de niño, veía a Marilyn Monroe en la pantalla grande. Y la veía así: grande, inmensa, guapísima, tremenda... Ahora, en la televisión, la veo pequeña. Hemos destruido esa sensación de grandeza”.

[Ir a Videodrome I]

 

 

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 275]