Es Lo Cotidiano

POESÍA

Birdland

Myra Sklarew

Lush Life de Billy Strayhorn
Lush Life de Billy Strayhorn

para Sterling Brown

 

Así que tomo mis siete morlacos
y me compro un boleto de tren.

Y con un poco de suerte
hago dedo hasta la estación.

El dinero viene de tocar
con una banda de bailes con Vinny Gallo

rebuznando en su saxo tenor
y Charley Panzner –

olvido a los otros –
y yo en el piano.

Cuando nadie está mirando yo toco
el piano solo en tabernas de after hours

arriba y abajo en la costa sur de Long Island
cantando Lush Life de Billy Strayhorn.

No le digo a mis padres cuando salto
en un tren a la edad de catorce y me dirijo

a Birdland donde me siento
en la Peanut Gallery a cambio de nada

y bebo en Miles Davis,
John Coltrane, Count Basie

y Oscar Peterson. Y no lejos de ahí
puedes ir a The Embers

y escuchar a Red Norvo en el vibráfono
tocar el Blues en mi bemol

y Stan Getz cuyas tonadas has intentado
tocar todo el año y desde entonces.

Sterling, esto fue antes de conocerte.
Estabas tú ahí también, cantando tus poemas:

recitando “Slim in Atlanta” y “After Winter”
y “Sister Lou”. O escuchando a “Ma Rainey”:

O, Ma Rainey
canta tu canció’
‘ora que has vuelto
a’onde perteneces,
ven con nosotros,
mantennos fuertes…
O, Ma Rainey,
pequeña y humilde…


Sterling, nos hiciste pararnos
en tu habitación mientras tocabas jazz

en tu fonógrafo y no nos dejabas
sentar hasta que pudiéramos decirte quién tocaba.

A veces nos quedábamos de pie por mucho, mucho tiempo.
Eran Erroll Garner y Lester Young.

Thelonious Monk y Dizzie Gillespie.
Y a veces Satchmo, a quien amábamos.

Nunca le dije a mis padres dónde estuve, pretendía
pasar la noche donde una amiga.

Pero no canjearía ese cuarto lleno de humo
y esa música tan guapa que te llenaba

hasta el fondo hasta que era tiempo de escabullirse
de la casa y salir pueblo arriba hacia Birdland

una vez más. Y años después, Sterling, pararme
en tu habitación, bajo la dádiva

de un gran poeta que nos hace escuchar
la música que amas y los mundos

que escribiste. Sterling, pudimos habernos quedado
ahí el resto de nuestras vidas.

.

.

 .

***
Myra Sklarew
(1934) es una poeta y bióloga nacida en Baltimore, Estados Unidos. Se ha centrado en estudios bacteriológicos. Ha publicado seis colecciones de poesía y varios estudios sobre el Holocausto y el folclor judío en la diáspora. Actualmente vive e imparte clases de ciencia en Washington.

La traducción es de Esteban Cisneros.

[Ir a la portada de Tachas 277]

Comentarios