jueves. 09.07.2020
El Tiempo
Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

La herencia viva de los clásicos, de Mary Beard

Jaime Panqueva

Mary Beard
Mary Beard
La herencia viva de los clásicos, de Mary Beard

Hace un par de semanas comentaba el manifiesto de Mary Beard, Mujeres y poder, construido a partir de sus investigaciones del mundo clásico greco-romano, cuna de lo que hoy llamamos civilización occidental. La calidad de la pluma de Beard, su argumentación precisa y la concatenación permanente que realiza entre el pasado y el presente, me llevaron a buscar otro ejemplar de la autora, donde despliega sus conocimientos en su campo de especialidad. Un periodo que todavía nos marca y que abarcó casi un milenio, si tomamos en cuenta que abarcó desde el fin de la época arcaica en Grecia, hacia el 499 antes de Cristo, hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, fechado por el 476 d.C., cuando Odoacro depone al último emperador Rómulo Augústulo, quien a la sazón tenía unos catorce años.

Beard invita a conocer de una forma sencilla los grandes relatos de la antigüedad, comentando estudios realizados a muchas de sus figuras, bajo una visión consciente de que leer los clásicos no sólo es adentrarse en lo escrito por ellos, sino conversar con todos aquellos que tradujeron o interpretaron sus discursos desde entonces hasta nuestros días.

El derrotero lo traza sobre libros publicados en el mundo angloparlante desde la Grecia minoica, vuelta a la vida por Arthur Evans, hasta las historietas de Astérix, pasa por figuras estelares como Alejandro Magno, a quien la autora ve como un matón malcriado; Tucídides, malinterpretado y mal traducido por siglos; Demócrito, quien además de “inventar” el átomo, reía sin control; Cicerón, gran orador, mediocre político y pésimo poeta; Cleopatra, la mítica reina egipcia cuya vida real es un verdadero misterio; el emperador Augusto y la mala fama de Fulvia, su envenenadora esposa; Calígula, cuyos gestos humorísticos ha sido tergiversados; y un muy largo etcétera.

Me gustaría también destacar el interés particular de Beard por la vida cotidiana de la gente común en aquellos tiempos, cuando la historia está acostumbrada a enfocar sus reflectores en las grandes figuras, de las cuales se disponen escritos y nos han llegado obras relevantes. Esta clasicista gusta leer entrelíneas y descubre paralelos poco imaginados entre los días de César y nuestra moderna preocupación por la dominación mundial. Y quizá otro aspecto interesante de este libro es que parte de ensayos o reseñas de libros publicadas en revistas no especializadas, sobre lo cual la autora opina: “Las reseñas son una parte crucial del continuo debate que hace que merezca la pena escribir y publicar un libro, y son el modo de iniciar una conversación que resulte interesante a una audiencia mucho más amplia.” Coincidimos en ello. 

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 277]

Comentarios