Buscar
07:17h. Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Videodrome [VII]

Javier Morales i García

 

Videodrome [VII]
Videodrome [VII]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos...

 

The Searchers (1956) de John Ford

Centauros del Desierto... Es una de las contadas veces que el título en español da en el clavo... Es una de mis películas favoritas y una de esas películas que explican vidas y razones de ser... Título del que todo está dicho pero que cada vez que se vuelve a ver, se pueden sacar mil momentos. Mil miradas sobre todo... y los cielos de John Ford. Es una película que se echa de menos, y te pones a recordar detalles.

Lo cierto es que la pasada semana una melodía apareció en mi cabeza y, por un momento, no supe cuál era o de donde venía... Hasta que caí en la cuenta: era la canción de esta película, “The Searchers", por los Sons of The Pioneers... Una melodía que se te mete en la cabeza desde la primera vez que ves esta obra maestra y ya nunca más se va... Incluso The Searchers, esos genios del Merseybeat, tuvieron el buen gusto de llamarse así por la película... Melodía que la abre y que la cierra, como tiene que ser en las obras redondas de celuloide cuadrado... Todo el cine americano reciente procede de aquí, se dijo en 1979... Película salvaje y turbadora que proyecta toda clase de hostilidades psicológicas y físicas, unos diálogos que son poesía trágica y rabiosa... Es decir, entretenimiento.

Mientras rodaban los exteriores, a John Ford le pico un escorpión y los productores se preocuparon, pensando que el cineasta no iba a poder acabar de rodar la película. Hablaron con John Wayne para que le preguntara a Ford como se encontraba y, unas horas después, Wayne dijo a los productores:

–John está perfectamente. El que ha muerto ha sido el escorpión...

Debería de ver esta película, por lo menos, una vez al año.

Del guion: "Regalamos esta piel de ciervo a nuestro compañero de tribu, Natani Nez, como prueba de aprecio por la generosidad y amistad que ha demostrado a todos en sus muchas actividades en nuestro valle. En tus viajes puedes que hayas dejado detrás belleza a ambos lados de ti y belleza frente a ti... De tus amigos los Navajos de Monument Valley, Utah, Arizona".

What makes a man to wonder

what makes a man to roll...

Apartado de correos (1950) de Julio Salvador

Cine Negro Español. Cine Policiaco, llámalo como quieras... pero está por escribirse el libro que hable de todas esas películas de este género que se hicieron en España en la década de los 50. Cineastas que hacían todo tipo de triquiñuelas para escapar de los censores, títulos míticos, aunque dentro siempre de una supuesta normalidad. El Crimen siempre paga... pero qué bien sentaba una noche en un club de jazz de Barcelona o de Madrid o de Bilbao... Tengo debilidad por el Cine Negro, tengo debilidad por este tipo de cine negro español, con nuestros altos y bajos fondos, con nuestro futbolín y nuestro cha cha cha... Hay varios títulos tan buenos y supuestamente inocentones como este en el Cine Español y, desde aquí, animo a buscarlos a todos los cinéfilos... Julio Salvador dirigiendo y Julio Coll con un guion escrito a medias con ese artesano llamado Antonio Isasi Isasmendi, un gran fotógrafo llamado Federico G. Larraya y uno de los futuros nuevos cineastas: Josep Maria Forn... Pero, sobre todo, con grandes actores de los que nadie se acuerda: Tomás Blanco, Modesto Cid, Manuel de Juan, Elena Espejo, Marta Grau, Conrado San Martín, ese galán tremendo Emilio Fábregas, Ricardo Fuentes, Casimiro Hurtado... y más.

Grandes Cómicos de la legua...

Malos y Buenos ha habido en todos lados.

The Hurricane (1937) de John Ford

Huracán en La Isla se llamó en España... o cuando el cine era grande, en todos los sentidos. Rodada en Samoa y con una escena del huracán que aun hoy en día impresiona... La leyenda dice que el jefe de los efectos especiales, James Basevi, gastó 150,000 dólares en construir un decorado... y gastó 250,000 dólares en arrasarlo. Una de las parejas más eróticas del cine: Dorothy Lamour y Jon Hall, o Marama y Terangi si lo prefieres… Por allí también estaban Mary Astor y algunos tremendos actores clásicos como C. Aubrey Smith, Thomas Mitchell o Raymond Massey... pero es John Carradine el que me ponía la carne de gallina con uno de esos papeles que bordaba. La película obtuvo el Oscar a Mejor Sonido o no hay nada nuevo bajo el Sol y después de la tormenta viene la calma. Ford se divirtió en el rodaje y se bebió todo el alcohol que había en la isla... pero incluso le dio tiempo a rodar algunas escenas que aparecerían en otras películas de la Metro.

Con el paso del tiempo he aprendido que con John Ford hay que quedarse con esos detalles que parecen insignificantes, pero que son los que le dan realismo a sus películas. Las cosas suceden de verdad, y si alguien está sangrando en la cara por la arena y la fuerza del viento, aparecerá en la gran pantalla.

The Fabulous Dorseys (1947) de Alfred E. Green

Pues sí. Los Hermanos Dorseys, Tommy y Jimmy, fueron unos de los Reyes del Swing. Lo curioso es que son ellos mismos los que hacen de ellos mismos en esta película donde lo que importa es la música, esa maravillosa música, más allá de la historia que nos podemos imaginar. Aprendiendo música desde jóvenes y dando los primeros pasos juntos para después separarse y triunfar cada uno por su lado.

Jimmy era clarinetista y saxofonista y Tommy era el chico del trombón, siempre al fondo del autobús. Rodeados por un reparto de actores que ponen los detalles en la historia: Sara Allgood, Janet Blair, William Lundigan y muchos más.

Una de esas típicas películas que disfrutas casi sin darte cuenta hasta que una sonrisa te recuerda que aquello que ves sucedió, más o menos, igual.

El Jazz en la gran pantalla siempre queda bien... y no hay musical que sea del todo malo. Viejos Axiomas Cinéfilo-Musicales.

City Streets (1931) de Rouben Mamoulian

Un ejemplo temprano y claro de Cine Negro, y nunca mejor dicho, ya que esta es una historia que sale de la imaginación de Dashiell Hammett y que el guionista Oliver H.P. Garrett supo poner en imágenes que Mamoulian, ese poco recordado cineasta, transformó en poesía en movimiento. Ver esta película y ya no olvidarte de ella es un todo.

Gary Cooper y Sylvia Sidney están maravillosos en este título, sobre todo en alguna escena en una feria. Todas las parejas del mundo deberían de ir a alguna de esas ferias ambulantes a divertirse alguna vez en su relación. Reírse y pasear, montarse en todas las atracciones, ganar una muñeca para ella, dedicarle una sonrisa solo para él... Yo me quedé enamorado de la fotografía de Lee Garmes, mítica como la película.

Passage to Marseille (1944) de Michael Curtiz

Esta es la historia de Matrac, un periodista francés al que condenan por asesinato a una temporada en la Isla del Diablo... Después escapará junto a otros prisioneros y se convertirá en un héroe de la Guerra. Las películas bélicas de los años 40 querían ser tan patrióticamente realistas que a veces eran demasiado oscuras y sus personajes se convertían en clichés... Benditos clichés si estos son Bogart, Claude Rains, Michele Morgan, Peter Lorre, Sydney Greenstreet, Vladimir Sokoloff y un largo etcétera.

Este es uno de los títulos que rodó casi el mismo equipo que había hecho Casablanca pero, claro, aún no se sabía nada de la leyenda... La Warner Brothers, planeando el futuro, invitó a el set de rodaje a una joven actriz que acababa de contratar: era Lauren Bacall... El resto es historia.

Del guion: "Es curioso cómo puedes decir mucho más con algunas notas de música que con una cesta llena de palabras”.

.

.

.

***

Javier Morales i García (Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine

[Ir a la portada de Tachas 280]