Martes. 22.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Videodrome [X]

Javier Morales i García

Videodrome [X]
Videodrome [X]

Febrero de 2008

 

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos....

Dark Passage (1947) de Delmer Daves

Me gusta mucho esta película. Solo por el comienzo, considero que es otra de las obras maestras que dio el Cine Negro en su momento natural: los Años 40.


Senda Tenebrosa la llamaron en español, una de esas geniales traducciones.


Delmer Daves dirige y escribe el guion, y tengo la sensación de que este título es uno de esos ejemplos primerizos de Cine de Autor a la americana, dentro de los grandes estudios y mezclando el puro cine de entretenimiento con el psicológico.


Daves maneja todo ese material de una forma genial. Nos pone trampas. Deja que el espectador juegue a director y pasamos de un lado a otro de la cámara, casi sin darnos cuenta. Daves sabe que ha habido títulos anteriores que ya estarán en el subconsciente del cinéfilo y mitómano. Esa pareja tremenda de Bogart y Bacall, sus caras y sus labios. Su forma de fumar y de beber, de pasearse, de hablar entre ellos.


Daves, como cineasta, existe desde que el cine es cine, y sabe lo que hacer en todo momento, dejando su sello. Películas que beben de otras películas y que, a la misma vez, son películas originales en sí mismas. Eso solo lo hacen los genios. Solo a un genio se le ocurre que Bogart tenga esa cara después de una operación de cirugía plástica o tal vez algo más. Novela de David Goodis, que cobró 25,000 dólares por los derechos de lo que habían sido unos artículos en un periódico, música de Franz Waxman que ya había sido utilizada en To Have or Have Not de Hawks, Max Steiner componiendo y arreglando en la sombra, fotografía de uno de los magos de las sombras, Sid Hickox; Charles H.Clarke y William L.Kuehl diseñaron ese apartamento Art Déco en donde se desarrolla parte de la película y que parece sacado de una pesadilla surrealista.


Una película moderna, sin duda.

Rain (1932) de Lewis Milestone

Una de las películas que marcan mi pasión cinéfila, sin duda alguna.


Joan Crawford la odiaba porque fue un fracaso en la taquilla, pero siempre será una de mis películas favoritas.


Lluvia... La película es Lluvia. Sientes la lluvia, la ves, pero no una de esas lluvias que trae el frio, no... Es una lluvia que trae el calor, la humedad, el sudor…


Siento esta película porque se desarrolla en una isla y yo vivo en una isla, eterna.


Es una isla perdida en el Pacifico, pero podría ser en cualquier parte. Una isla como sentimiento.


Si tú que lees esto no has nacido, crecido y vivido la mayoría de tu vida en una isla, no sabes de lo que estoy hablando, pero te lo puedes imaginar.


Bajas Pasiones. El Calor en los Trópicos. Todos los tópicos y muchos más.

Frase del guion: "Ustedes los hombres son todos iguales. ¡Cerdos! Nunca creeré en ninguno de vosotros”.


Sobre todas las cosas esta es la historia de SADIE THOMPSON (nombre fantástico), una prostituta con un pasado misterioso que llega a Pago Pago, una isla hawaiana, en donde coincidirá con varios personajes. Algunos la entenderán y se enamorarán de ella, otros la intentarán cambiar, redimir, explotar... Sadie siempre saldrá triunfante. Sadie engañará a todos incluso a nosotros, los espectadores.


La genial historia sale de la imaginación del igualmente genial W. Somerset Maugham y originalmente se llamaba Miss Thompson. Fue llevada al teatro por John Colton y Clemence Randolph. La obra se estrenó en Broadway el 7 de noviembre de 1922 y tuvo 256 representaciones. A partir de ese momento tuvo sus detractores y sus fieles seguidores. En 1924, se volvió a representar, esta vez con 648 subidas de telón. La actriz de teatro Jeanne Engels fue Miss Thompson. Ya en 1935, otra vez volvió a los teatros, esta vez con la diva Talullah Blankhead. Era un papel apetecible, pero difícil.


La prostituta supuestamente redimida por el cura (impresionante Walter Huston). La eterna lucha del Bien y del Mal.… y la Lluvia.

Del guion: "A partir de ahora tú serás fuerte. No habrá más miedos. Brillante y hermosa. Tú serás una de las hijas del Reino de Los Cielos. Eso es lo que eres ahora, Sadie... Una de las Hijas del Reino de los Cielos. Brillante y Hermosa".


La adaptación al cine de Maxwell Anderson nos habla de dos visiones del Mundo: ¿Dónde está el Bien y donde está el Mal? Parece que está claro... pero no es así. Nunca es así. Y si no te lo crees, fíjate en Sadie Thompson... Pasa de ser una especie de Mujer Pirata, peligrosa y esfervescente, a ser una "Hija del Reino de Los Cielos", candorosa y que parece brillar en una extraña santidad. Pero no. Al final vuelve a ser esa mujer peligrosa que suelta frases como: "¡Iría corriendo a la playa si no fuera por estos tacones!"


Ante Sadie Thompson y el Reverendo Alfred Davidson (W. Huston) todos los personajes parecen secundarios, pero no es así.... Todos forman parte de un irreal tablero de ajedrez... Guy Kibbee con esos ojos extraviados y ese vozarrón, William Gargan como el Sargento Tim O'Hara, pobre hombre... Cuando te dicen "guapo" es el momento de tener miedo... Beulah Bondi, esa actriz eternamente triste... Kendall Lee y Matt Moore, el matrimonio supuestamente más moderno... pero con miedo del que dirán...


Aparte de la lluvia, entre los personajes intangibles estarían el gramófono y los vinilos que pone Sadie Thompson. Para algunos, la representacion del Diablo... Para mí: La Vida...

También podría hablar del Cólera, ese personaje invisible. Una película neorrealista cuando el termino aún no estaba ni inventado.


Esta era la segunda vez que la historia de Maugham se llevaba a la pantalla; en la primera, Sadie Thompson fue Gloria Swanson. Y una posterior fue Rita Hayworth.


Pero Joan Crawford es inolvidable en una especie de triunfo de las ganas de vivir y de divertirse...


Increíble pero cierto: una película con más de 70 años de existencia, es más moderna en las ideas desarrolladas que muchas de las estúpidas películas de hoy en día.


Vivir y Dejar Vivir, como lema.




 

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 283]

Comentarios