Buscar
20:09h. Martes, 23 de Abril de 2019

Videodrome [XVII]

Javier Morales i García

Videodrome [XVII], You Can’t Take it With You
Videodrome [XVII], You Can’t Take it With You

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado, una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME.

En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos...

You Can’t Take it With You (1938) de Frank Capra

La película trata de una despreocupada familia de rebeldes y de algunos de fuera del círculo familiar que se unen a ellos como "familia" y que todos viven en una perfecta concordia, hallando la felicidad en la expresión individual: haciendo las cosas que siempre habían deseado hacer, aunque las hicieran mal... Me pongo a ver la película con una libreta de hojas blancas muy cerca de mí...

Wall Street y los Grandes Negocios. Los Monopolios y las úlceras. La Resistencia a las Grandes Empresas.

"A BUNCH OF NUTS". Reírse con los discursos de Graduación. Hacer lo que se quiere hacer, eso es libertad.

Mr. Poppins y su Conejito Bailarín. La Gente Frustrada. Cohetes y Cuervos Negros. Unas galletitas llamadas "Love Dreams".

The Sycamore Family. Las cosas que haces llevan tu espíritu. A mí tampoco me gustan la mayoría de ismos. Gatitos sujetapapeles.

Excelente reparto, como si fuera la vida misma.

Reba, nombre de mujer. Sombreritos chinos. Mujeres con ondas en el pelo. Vicepresidentes y secretarias.

Del guion: "Eres tan guapa que a veces creo que vas a desaparecer".

La Gran Ciudad tragándose a los Barrios. Cuervos que trabajan y se llaman Jim. Talleres de Ilusiones.

"Watch for The Revolution". Diferencias e Igualdades entre Comunismo y Fascismo. La Unión del Pueblo y su espacio social. Actuar sin mirar a los ojos. Ojos de enamorada. El brillo de Jean Arthur.

Regalar armónicas: Cada día que se regala algo, ese es el día de cumpleaños. El Espíritu de los Seres Humanos.

Del guion: "Yo no creo en los Impuestos". Yo tampoco.

FIREWORKS IN THE CELLAR. The Monte Carlo Ballet. "She Stinks". Mister Kolenko.

La obsesión norteamericana por el Comunismo, los sindicatos y el resto de uniones. Expertos Filatélicos.

Del guion: "Mi madre se hizo escritora de obras de teatro por que un día dejaron por despiste en casa una máquina de escribir”.

¿Cómo se sale de un Monasterio? Do what you want to do, a good rule. ¿Qué es lo que hace que la hierba sea verde? La Energía del Sol como motor del futuro. Los Kirby y las sagas de banqueros.

Del guion: "Yo creo que tu cerebro es maravilloso".

Parejas paseando por el Parque. Learn THE BIG APPLE, un baile.

Todas las películas de Capra tienen un punto en que parece que estamos viendo la misma película, los mismos sentimientos y las clases sociales, ricos y pobres unidos por algo.

Del guion: "Cada vez que me doy cuenta de la suerte que tengo me dan ganas de gritar". CONFUSIONES QUE NO LO SON.

James Stewart va a gritar, pero al final grita Jean Arthur. Bajar deslizándose por el pasamanos de una escalera. Mischa Auer, especializado en ruso. Pintando el Discóbolo. Las Pequeñas Gamberradas. Melodías que se te meten en la cabeza para siempre. Las Danzas Húngaras.

La gente pobre no hace las diferencias que hacen los ricos pero todos quieren ser ricos y no diferenciar como los pobres. Capra era una especialista en gags. GAG DE LA MECEDORA. Silencios embarazosos. Una máscara de una Morsa (¡I am the Walrus!) Ideas estúpidas y la Honestidad de la gente.

El OCULTISMO como Hobbie. G Man. Radicales. El caos como motivo para rodar.

Del guion: "Never a Dull Moment". Una canción: "Polly Wolly Doodle".

Frank Capra habla de la parte negativa de los Estados Unidos y lo hace en un tono de comedia que lo hace todo más real y más cruel aunque no lo pareciera: El Reír hace pensar. A MEAN DUET. El dinero no te lo puedes llevar contigo cuando te mueras, pero el amor de amigos y familia sí. No te olvides.

Lionel Barrymore, el gran actor. Recordando Personas. Del guion: "¿Quién soy yo para criticar a nadie?" Los Chicos de La Prensa o el Cuarto Poder. Los Buenos Jueces, un tesoro. La solidaridad como sentimiento. Capra tenía su propia familia de actores que utilizaba en la mayoría de sus películas y son rostros que ya nos son familiares.

Del guion: "You are going to be alone in the world".

Una sucesión de malas noticias puede cambiar la vida de los seres humanos. Mudanzas excitantes.

Del guion: "El Problema de la juventud de hoy en día es que no utiliza la imaginación".

A BUNCH OF SNOBS

EL GAG PERFECTO: el cuadro de la abuela que pone "Home Sweet Home" y que se cae cada dos por tres. Actuar humanamente, vale la pena.

Del guion: "Cuando tengo problemas, saco mi armónica y toco, hasta que éstos se van".

Y más: "LET'S PLAY GOOD, LOUD... AND SWING IT!!"

Una buena comida, el final perfecto.

Del guion: "BRING IT ON, REBA!"

Y se acaba.

Yo creo que empieza en ese momento

Ben Hur (1959) de William Wyler

Hace poco volví a ver esta película en una madrugada eterna de sábado y me entretuvo y emocionó como la primera vez... pero hubo un detalle que me dejo fascinado, y este es el estupendo doblaje al español. Esas voces ya forman parte de mi vida, de mi subconsciente infantil que de vez en cuando vuelve a sobresalir. Durante años y años el doblaje al español y al mexicano fue considerado el mejor del mundo, y eso es debido a los profesionales. Nombres que han quedado en el olvido para la mayoría, como los de Anita Díaz Plana, Rogelio Hernández, Ricard Solans, Claudio Rodríguez, Manuel Cano, Elvira Jofré, José María Angelat, Arsenio Corsellas, Felipe Peña, Manuel García, Javier Dotu, Marta Tamarit, Rafael Luis Calvo, José María Ovies, la maravillosa Elsa Fábregas... y tantos otros, allá y acá.

Más allá de sentimentalismos, no puedo olvidar que España es el único país de habla hispana en que existe el doblaje de películas extranjeras. Es ya una costumbre, algo que parece natural, pero su origen fue la normativa promulgada por el gobierno de Franco en 1941, a imitación de la Ley de Defensa del Idioma de su compañero Mussolini. Fue de ahí de donde surgieron esos magníficos dobladores, no hay que olvidar ni una parte ni la otra. La lengua, pues, como medio para ejercer la censura. Por tanto, no fue extraño que, aunque la obligatoriedad del doblaje desapareciera en 1946, los distribuidores y exhibidores continuaran practicándolo por su cuenta. Daban así gusto a los censores y a las autoridades que los designaban, y al mismo tiempo mantenían fiel al público de películas norteamericanas, acostumbrados con rapidez a la anomalía artística. La versión original sólo aceptaba cortes drásticos, mientras que el doblaje, como queda dicho, permitía formas más sutiles de censura.


Hubo que esperar a los años setenta para que comenzaran a verse de nuevo en España películas subtituladas. Se hizo tímidamente, en las llamadas salas «de arte y ensayo», especialmente controladas por las autoridades. A diferencia de otros muchos países en los que el doblaje cinematográfico no había existido nunca, en España la lengua española permitió el uso y abuso realizado por la Dictadura.

En cualquiera de los casos, yo nunca olvidaré la voz de Ramón Martori, uno de los más grandes dobladores en lengua española... en esta película archiconocida y famosa en todos los sentidos.

Por último, hago mía la frase del cineasta francés Jean Renoir, como ley cinéfila:


El doblaje es una infamia.




 

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse aquí. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 291]