Es Lo Cotidiano

SHAKESPIRIANAS [II]

Sonido y furia

José Luis Justes Amador

[Shakespirianas II] Rótulo en la entrada a un teatro que pone en escena Macbeth
[Shakespirianas II] Rótulo en la entrada a un teatro que pone en escena Macbeth
Sonido y furia

6. Es obvio señalar que el título de una de las grandes novelas usamericanas del siglo XX, The Sound and the Fury de William Faulkner, viene, no literalmente, de uno de los monólogos más celebres de toda la obra shakespiriana.

6.1. Uno pronunciado por el personaje que da título a la tragedia escocesa.

6.1.1. No escribí Macbeth para respetar la superstición actoral de que es de mala suerte nombrar a esa obra por su título.

(En la imagen, un cartel a la entrada de un teatro en el que los productores de la obra le piden –y avisan- al público asistente que por favor se abstenga de pronunciar el nombre de la obra que están a punto de contemplar mientras estén dentro de los muros del edificio).

6.1.2. Aunque nadie está seguro de dónde viene la superstición teatral, la mayoría de los autores concuerdan en que tiene que ver con su estreno en 1606, cuando el actor que encarnaba a Lady Macbeth enfermó de repente al terminar la representación y murió casi instantáneamente en las mismísimas bambalinas del teatro.

6.1.3. Hay muchas otras versiones sobre el origen de la leyenda (que Shakespeare incluyó conjuros reales en la escena de las brujas, que a las brujas reales no les gustó como eran representadas y maldijeron la obra o, el más práctico, que con tanta espada y armas, y aunque sean de atrezo, es fácil que ocurran accidentes), pero la más comúnmente acordada es la del actor enfermo.

6.2. Y como toda señal de mala suerte, trae consigo la consiguiente receta para enmendarla en caso de que a alguien se le escape el nombre de “la obra del Bardo” (otro subterfugio que utilizan los actores para referirse a Macbeth sin decir Macbeth).

6.2.1. Salir del teatro, escupir en el suelo, girar sobre sí mismo tres veces y pedir a gritos poder volver a entrar en la sala y recitar otra cita shakespiriana ("¡Que hermosos pensamientos y horas alegres os acompañen!", de El mercader de Venecia).

6.3. Faulkner presupone que el lector está familiarizado con las palabras shakespirianas “sound and fury”, y que le serán lo suficientemente familiares como para recordar que dos antes aparece la expresión “told by an idiot”.

6.3.1. Porque el narrador de El sonido y la furia es, precisamente, un idiota (clínico).

6.3.2. La traducción más moderna prefiere El ruido y la furia, precisamente para ajustar el título faulkneriano a su referente más inmediato (ya que la mayoría de los traductores de Shakespeare han optado por “ruido y furia”).

6.3.3. “A través de la cerca, entre los huecos de las flores ensortijadas, yo los veía dar golpes. Venían hacia donde estaba la bandera y yo los seguía desde la cerca. Luster estaba buscando entre la hierba junto al árbol de las flores. Sacaban la bandera y daban golpes. Luego volvían a meter la bandera y uno dio un golpe y otro dio un golpe. Después siguieron y yo fui por la cerca y se pararon y nosotros nos paramos y yo miré a través de la cerca mientras Luster buscaba entre la hierba”.

 

7. El monólogo del que Faulkner toma su título comienza con dos líneas de las que Javier Marías, shakespiriano confeso, declara en alguna de sus novelas que suelen pasar desapercibidas.

7.1. Tal vez por el inmenso poderío de las que lo continúan.

7.2. She should have died hereafter; / There would have been a time for such a word.

7.3. Podría haber muerto más adelante. / Debería haber un momento preciso para semejante palabra.

7.4. “Semejante palabra” es “mañana”.

 

8. La mayoría de los actores (y recitadores profesionales de Shakespeare y la mayoría de las guías de monólogos del dramaturgo inglés) suelen comenzar el parlamento no con los dos versos por los que Marías siente nostalgia, sino con “tomorrow / mañana”.

8.1. Que Shakespeare repite tres veces en la misma línea.

8.2. Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow, / Creeps in this petty pace from day to day, / To the last syllable of recorded time; / And all our yesterdays have lighted fools / The way to dusty death.

8.2. Mañana, y mañana, y mañana / Se arrastra en este pequeño paso día a día / Hasta la última sílaba de la historia grabada, / y todos nuestros ayeres han alumbrado a los necios / el camino a la polvorienta muerte. (Los tres primeros versos provienen de una traducción, los dos últimos de otra.)

8.3. La vida humana, cualquier vida humana, condensada y explicada en cinco versos.

[Ir a la portada de Tachas 292]

Comentarios