Es Lo Cotidiano

Videodrome [XVIII]

Javier Morales i García

FORD
She Wore A Yellow Ribbon (1949) de John Ford
Videodrome [XVIII]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos....

She Wore A Yellow Ribbon (1949) de John Ford

Una de mis películas favoritas y una de mis películas favoritas de John Ford, con esos cielos impresionantes y con la magia de rodar las cosas más normales convirtiéndolas en algo único e impredecible... Historia del Séptimo Arte e Historia de Los Estados Unidos, ya que la acción se desarrolla justo después de la batalla de Little Big Horn, en donde murió Custer y fecha histórica a la que le tengo simpatía porque, por una vez, ganaron los indios. Las Tribus Indias de Dakota tratan de unirse para la guerra contra los blancos. El Capitán Brittles recibe la triple misión de alejar a los indios y evitar sus concentraciones, escoltar hasta el puesto de diligencias de Sudrose Wells a la esposa y sobrina de su Comandante en Jefe, y evitar que el agente indio Rynders venda armas.

Película Clásica a la altura artística de otros títulos del cineasta y que es una especie de complemento perfecto para mirar al mundo desde diferentes puntos de vista... Y es que, a pesar de que estemos metidos en hechos históricos, aquí lo que realmente importa son la relaciones entre todos los personajes... sus valores, sus sentimientos y penas.

Todo es importante... pero siempre lo serán más los seres humanos... Y en este título del Maestro de Maestros, lo que importa es el encuadre en sí mismo, no la acción. La pausa ganando al movimiento, la calma antes y después de la tormenta.

Hay una escena favorita que me sigue emocionando como la primera vez que la vi: esa visita del Capitán Brittles a la tumba de la mujer; especie de encuentro cósmico con el Monument Valley como fondo y un cielo alucinante de naranjas y amarillos. El recuerdo de los que no están de forma física pero que estarán ya para siempre cercanos en las almas.

Escenas como esta fueron la razón de que Winton C. Hoch ganara el Oscar a la mejor fotografía, y Hoch dijo más de una vez que las instrucciones tan detalladas de Ford habían sido parte importante del premio. También la dirección del reparto está llena del típico toque fordiano: John Wayne, siempre dijo que este había sido su papel favorito... Y Victor McLaglen estaba esplendido escondiendo la botella de whisky y mirando un calendario con los días que pasaban tachados en rojo; Joanne Dru, John Agar, Ben Johnson o el mejor jinete que ha habido en la gran pantalla, Harry Carey Jr., heredando el talento de su padre, la siempre genial Mildred Natwick, Francis Ford, el Jefe Gran Árbol, George O'Brien, Arthur Shields, Harry Woods, Noble Johnson, Clyff Lyons, Tom Tyler, Michael Dugan y todo el reparto fordiano.

Una Obra Maestra.

Al acabarla, Ford se fue a preparar otra película, pero se dio cuenta de que no le divertía ni emocionaba tanto como esta. La Legión Invencible se llamó en español.

Así que tras los primeros días de rodaje cayó en una de sus típicas melancolías y abandonó, sin guardarse ningún recuerdo ni de lo que había rodado (Pinky, de Elia Kazan, estrenada en noviembre de 1949).

Ford seguía pensando en aquella tumba y en las plantas que crecían alrededor, allí en su valle favorito…

Star Wars (1977) de George Lucas

The Empire Strikes Back (1980) de Irvin Kershner

Return of the Jedi (1983) de Richard Marquand

PRÓLOGO: Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana... Nos encontramos en un periodo de guerra civil. Las naves espaciales rebeldes, atacando desde una base oculta, han logrado su primera victoria contra el malvado Imperio Galáctico. Durante la batalla, los espías rebeldes han conseguido apoderarse de los planos secretos del arma total y definitiva del Imperio, la Estrella de la Muerte, una estación espacial acorazada, llevando en si potencia suficiente para destruir a un planeta entero. Perseguida por los siniestros agentes del Imperio, la Princesa Leia vuela hacia su patria, a bordo de su nave espacial, llevando consigo los planos robados, que podrán salvar a su pueblo y devolver la libertad a la galaxia...

Sí... No lo niego, yo fui uno de esos que se convirtió en caballero Jedi, allá por la última parte de los Años 70. Yo fui a ver la primera película a el Cine Rex y entré gratis, así que la vi sentado en una escalera, porque el cine estaba llenísimo. ¡Pero después pude volver a verla hasta catorce veces más! No hay que asustarse, eran aquellos tiempos lejanos en que con una moneda de 100 pesetas te daba perfectamente para ir al cine y después a merendar. Sí, algo así como una galaxia lejana. Aún no se sabía que iban a venir unas cuantas más, y que décadas después volverían a rodarse algunas más.

Pero... lo siento mucho. Las nuevas películas son entretenidas, sí, es verdad. Pero no pueden igualar el impacto que tuvieron los primeros títulos. Con aquel pastiche pop, Lucas consiguió volver a enganchar a toda una generación de niños, y muchos mayores, a esos mundos imaginarios e imaginados, a todos esos personajes fascinantes, a esos planetas extraños, a los robots, a los animales... Un todo fantástico, ¡nunca mejor dicho! Que la Fuerza esté contigo, esa fue la frase que se puso de moda... ¿Puedes sentir la Fuerza? En aquellos tiempos en que aún no teníamos la red de redes en nuestras casas, aquellas películas nos hablaban de un futuro pasado que nos parecía totalmente estrambótico y encantador a partes iguales. Pensábamos que nunca se había visto algo así en la gran pantalla... pero simplemente lo habíamos olvidado.

En aquellos tiempos no era fácil conseguir todo el merchandising de las películas, pero mis padres viajaron a Nueva York por ese tiempo, y en mi cuarto infantil lucía orgulloso un R2D2 a tamaño natural que me acompañaba cuando dejaba volar mi imaginación. Eran mis dos favoritos, C3PO y R2D2, aunque por supuesto Obi Wan Kenobi, Chewbacca, la Princesa Leia, Han Solo, Luke Skywalker... todos esos personajes secundarios, todos eran geniales. En casa tuve la banda sonora en todas las versiones posibles, incluso mi afición al Jazz creo que tuvo un comienzo en aquella musiquilla que sonaba en la escena del bar en Tatooine...

Podría seguir y seguir y seguir... Sí, lo acepto. Yo fui un freak de La Guerra de Las Galaxias y hace poco me emocioné viendo una réplica del Halcón Milenario.

Del guion, Obi Wan Kenobi: “Tus ojos te pueden engañar. No les creas”.




***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 292]

Comentarios