jueves. 27.01.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

Videodrome [XXIV]

Javier Morales i García

surcos
Surcos (1951) de José Antonio Nieves Conde
Videodrome [XXIV]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos...

Surcos (1951) de José Antonio Nieves Conde

Cuando vi Surcos por primera vez, me dejó sorprendido. Más que una película española me parecía una película del Neorrealismo Italiano. Seca, dura, triste, oscura a más no

poder y diseccionando al ser humano sin piedad alguna. Casi parece que también lo es,

un ejemplo de Cine Negro a la española. Una película de dobles sentidos y con eso tan típico del cine clásico que es dejar que el espectador haga sus averiguaciones y sus diatribas. No te lo cuentan todo y te lo tienes que imaginar. Por supuesto, siempre piensa en lo peor.

La doblez de Surcos va en todas las direcciones. Es una película revolucionaria y progre, pero también es conservadora y convencional. El crimen y la maldad siempre acaban pagando, pero algunos estratos sociales se salvan de esto por el dinero y la posición. La película gustó al poder, pero también gustó a los que denunciaban, o lo intentaban, la corrupción y el tristísimo discurrir de las clases más bajas. Tuvo buenísimas críticas por la ultraderecha del momento, aunque criticaba al Movimiento de la Falange Española. Es la España de la Postguerra y es la vida de aquellos años oscuros para algunos y brillantes para otros, porque no se puede generalizar en ninguno de los casos.

Allí están los gloriosos Luis Peña, María Asquerino, Francisco Arenzana, una bellísima Marisa de Leza, Montse Carulla, Ricardo Lucía, José Prada, el genial Félix Dafauce, María Francés, Paco Bernal, Félix Briones, Rafael Calvo, Juan Cazalilla, Chano Conde, Ángel Córdoba, Manuel de Juan, Marujita Díaz, Ramón Elías, José Guardiola, Casimiro Hurtado, José

María Martín, Mary Merche, Pedro Peña, Carmen Sánchez, José Sepúlveda, Mercedes Sillero, Pilar Sirvent, José Villasante... Todos ellos representándonos a todos nosotros.

El cineasta Nieves Conde venía de filmar varios ejemplos maravillosos de Cine Policiaco y aceptó la adaptación de este argumento de Eugenio Montes que convirtió en un guion con la ayuda del escritor Gonzalo Torrente Ballester y los estupendos diálogos de Nati Zaro. La idea original surgió del problema que significaba el abandono del campo por parte de familias que se venían a las grandes ciudades en busca de una vida mejor.

Surcos hablaba de los peligros de las grandes ciudades, pero sin que la censura se diese cuenta o sí, pero ya no podían hacer nada, la película hablaba de la España de ese momento, del estraperlo, de la prostitución incipiente, del robo organizado, del dinero fácil, de esa jungla llamada Madrid en donde no hay compasión, ni reglas... solo el engaño y el "ahí te quedas" tan castizo, por otro lado.

Todos los personajes nos hablan de esto con pinceladas maestras: el padre que es una tuerca más en una fábrica cualquiera, el hijo que intenta solucionar su vida a base de robos para un jefe que es otro dictador más, los sueños de farándula de la hija que acabará como una prostituta más, y así, todas las ilusiones se desvanecen en la realidad... Surcos es tener el corazón en un puño todo el tiempo, porque, aunque hayan pasado décadas desde que se rodó, sigue teniendo vigencia.

La vigencia de la denuncia social, con lo malo y con lo bueno que conlleva.

La música del Maestro Leoz, la increíble fotografía de Sebastián Perera mientras recorre una ciudad triste y unos barrios desolados en todos los sentidos, el montaje de Margarita Ochoa,una de las maestras del Cine Español...

Las miradas de los actores en esta película nos hablan de desolación, desesperanza...y de las dos Españas que siempre han existido.

Surcos creó grandes discusiones en la Junta Superior de Orientación Cinematográfica en donde algunos la veían como Obra Maestra y otros como un peligro en imágenes.

Tras algún recorte aquí y allá ya que el futuro es el futuro, la película fue declarada de Interés Nacional.

Vuelta a ver hoy en día, Surcos pone los pelos de punta y te deja pensando... Madrid me Mata...

The Harder They Fall (1956) de Mark Robson

Well they tell me of a pie up in the sky
Waiting for me when I die
But between the day you're born and when you die
They never seem to hear even your cry
So as sure as the sun will shine
I'm gonna get my share now of what's mine
And then the harder they come the harder they'll fall, one and all
Ooh the harder they come the harder they'll fall, one and all
Well the officers are trying to keep me down
Trying to drive me underground
And they think that they have got the battle won
I say forgive them Lord, they know not what they've done
And I keep on fighting for the things I want
Though I know that when you're dead you can't
But I'd rather be a free man in my grave
Than living as a puppet or a slave
Yeah, the harder they come, the harder they'll fall one and all
What I say now, what I say now,
What I say now, what I say one time
The harder they come the harder they'll fall one and all
Ooh the harder they come the harder they'll fall one and all...

Aquí se llamó Más dura será la caída y estaba basada en la novela de Budd Schulberg que había tenido mucho éxito y que Philip Yordan convirtió en certero guion. La leyenda negra del boxeo que es en realidad la leyenda negra de la humanidad.

Una película amarga y de escenas y diálogos tan realistas que es fascinante, tanto por lo que te estremece, como por la ternura de algunas situaciones.

Un trozo de arte, un trozo de carne roja y cruda y con un duelo de actores intenso. Bogart y Rod Steiger, siendo este último quien tiene ventaja al ser el agresor de la película, regodeándose en su papel.

En cualquiera de los casos, es Humphrey Bogart quien domina la película, dándolo todo y haciendo suyas las palabras escritas. Casi histérico y siempre lacónico y excitante.

Uno de esos títulos con fuerza y ritmo, lleno de cinismo y dobles juegos, atmósferas, de

las habitaciones de hotel llenas de humo, de las intrigas del mundo del boxeo, de personajes que se dejan querer y odiar... Jan Sterling, Mike Lane, Max Baer, Jersey Joe Walcott, Edward Andrews, Harold J. Stone, Carlos Montalbán, Nehemiah Persoff, Felice Orlandi, Herbie Faye, Rusty Lane, Jack Albertson, Val Avery, Tommy Herman, Vinnie de Carlo, Pat Comiskey, Matt Murphy, Abel Fernandez o Marion Carr...

Del guion: "El Dinero no es el Diablo, pero para lo que se utiliza sí".

Fue la última película de Bogart... y otro de esos ejemplos claros de Neorrealismo Norteamericano de la mitad de los Años 50.




***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 298]

Comentarios