Buscar
18:23h. Domingo, 24 de Marzo de 2019

Disfrutes Cotidianos

Los británicos en el Vive Latino 2019

Fernando Cuevas

 

 

Snow Patrol
Snow Patrol

Como cada año, se celebra el creciente festival en nuestro país, ya llegando a los 20 años, que abre las bocinas a bandas y solistas de estas tierras y regiones aledañas hispanohablantes. Qué bueno, y ojalá se abra con mayor énfasis la opción para jóvenes que quieran dedicarse a la música popular como forma de expresión y de vida. Acá, un breve comentario de los invitados de otras culturas, herederos de los ambientes donde se inventó y desarrolló el rock como ahora lo conocemos, con algunas de sus variantes.

Patrullando el congelamiento del corazón

Corre 1994 en Dundee, Escocia. Un par de estudiantes irlandeses, Gary Lightbody (guitarra y voz) y Mark McClelland (bajista y tecladista), empiezan a concebir un grupo de rock que primero se llamaría Polar Bear y después Snow Patrol, manteniendo ese interés por la nieve y todo lo que la rodea; pronto se les unió John Quinn (batería) para darle forma de trío al proyecto que presentaría su primer álbum titulado Songs For Polar Bears (1998), cargado de influencias guitarreras y con apuntes punketos que jugaban discretamente con la distorsión.

Tras mudarse a Glasgow, grabaron When It´s All Over We Still Have To Clear Up (2001), en el que se aprecia una mayor compenetración del trío y una integración de herencias con visiones propias: entre ciertas telarañas electrónicas, se yergue un pop barnizado de indie, por momentos interrumpido por las cataratas de cuerdas. Ya como cuarteto, presentaron Final Straw (2004), obra que rompería los márgenes, para bien o para mal, a los que estaban habituados y denotaba una nueva forma de entender el mapa de ruta. Con nueva alineación, sacaron el contrastante Eyes Open (2006), entre un power pop convencional y una indudable capacidad melódica expresada en ciertos recovecos intimistas.

 A Hundred Million Suns (2008) representó su escalada más alta a la fecha gracias a la consistencia mostrada en la mayor parte de los cortes, que tuvo un ligero descenso con el cumplidor LateNigthTales (2009). Volvieron con Fallen Empires (2011), recuperando fondo y forma trazada a lo largo de su trayectoria, y tras un prolongado silencio como banda, considerando lances y proyectos en particular, presentaron el inspirado Wildness (2018), uno de los discos de rockpop del año, recargando combustible y cambiando las llantas para aventurarse con solvencia y emotividad por los paisajes nevados del diverso escenario musical, caracterizado por parajes salvajes de alta exigencia mediática.

Buscando La Transición

Más que un simple corte y pega. Surgido en 2003 en Birmingham y subiéndose en la ola del post-punk liderada por Interpol, si bien con aportes propios no obstante la inmensa presencia de Joy Division, Editors refleja en su nombre su capacidad para la secuenciación e integrado por Tom Smith (guitarra/vocal), Chris Urbanowicz (guitarra), Russell Leetch (bajo) y Ed Lay (batería), inició su camino a partir de The Back Room (2005), notable debut entre apuntes dramáticos que abría la puerta a la usualmente oscura habitación del fondo de pronto ocupada por una buena cantidad de bandas buscando su identidad; continuaron su tránsito con An End Has a Start (2007), insistiendo en la tendencia aunque ampliando escuchas.

Mantuvieron el mapa de ruta con This Light and on This Evening (2009), incorporando más los teclados que remitían a los grupos ochenteros que se desplazaban entre ciertas sombras, comandados por el afamado productor Flood, con quien trabajaron de nuevo en The Weight of Your Love (2013), generado por nueva alineación y una orientación que buscaba la tribuna ampliada. Tomaron un segundo aire con In Dream (2015), en el que contaron con la oportuna participación de Rachel Goswell (Slowdive), confirmado por Violence (2018), ya en pleno proceso de identificación sonora.

Antídotos Para Salvar La Pérdida

Foals es un quinteto de Oxford integrado por los cuates Yannis Philippakis (guitarra), Andrew Mears (vocales), Jack Bevan (batería), Jimmy Smith (guitarra) y Walter Gervers (bajo); debutaron con paso firme y proponiendo un sonido que se balanceaba entre el post-rock, el dance y las escapadas instrumental vía Antidotes (2008), solvente obra que los colocaba en el radar, sobre todo gracias a piezas como Hummer y Mathletics como cartas de referencia, el álbum llamó poderosamente la atención más allá de la isla. Total Life Forever (2010), su segunda entrega, es un disco de contrastes, con avances y convenciones: por momentos parecen caer en ciertos esquemas facilones y en otros logran retomar el camino andado en su debut, que terminan siendo predominantes.

Siguieron en lo suyo con los álbumes Tapes (2012), convocando a diversos artistas para realizar mezclas, y el representativo Holy Fire (2013), cimentando su alternativa sonora y posicionándose como uno de los grupos sin grandes reflectores pero confiables, entregados a su propuesta sin dejar de buscar las audiencias masivas. Sin domirse en laurel alguno, grabaron What Went Down (2015), consolidando la ruta definida para continuar con Everything Not Saved Will Be Lost, Pt. 1 (2019), recurriendo a los sintetizadores y convocando a las mayorías para moverse y salvarse con su alternativa.

Days are numbers

Surgidos como cuates de prepa en Manchester, ciudad donde las propuestas rockeras gravitan en el ambiente, los integrantes de The 1975 (Matt Healy, vocal, guitarra, piano; George Daniel, batería, teclados, voz; Ross MacDonald, guitarra, bajo; Adam Hann, guitarra) empezaron a buscar sonidos propios de su tierra con ecos de las propuestas del pop-rock que inundaban la segunda década del segundo milenio, como la de Bloc Party. Coqueteando con los adultos vueltos papás, como si quisieran recordarles que pueden bailar y disfrutar del rock, y jalando los hilos de sus propias influencias, grabaron después de algunos sencillos y un trío de EP’s el homónimo 1975 (2013), nutrida obra de 16 canciones, ya producida profesionalmente, que lanzó el mensaje adecuado.

Con este impulsor, presentaron I Like It When You Sleep, For You Are So Beautiful Yet So Unaware of It (2016), consolidando tendencias ochenteras del rock ochentero que se dieron la mano con un soul y un R&B insertado con pericia sorprendente, aunque acaso sobrevalorando sus propias capacidades: como cuando los jóvenes suponemos que todo lo podemos resolver con nuestro talento interminable, dados los alcances previos. Y con esa versátil habilidad para agradar a chicos y grandes, grabaron el consistente Brief Inquiry into Online Relationship (2018), anunciando una segunda parte pero, sobre todo, que esta banda promete ser uno de los referentes en el rock-pop de los años por venir.

[Ir a la portada de Tachas 301]