Martes. 15.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Pesadillas de este estilo

Andrés Baldíos

Pesadillas de este estilo, Andrés Baldíos
Pesadillas de este estilo, Andrés Baldíos
Pesadillas de este estilo

Entraba corriendo a casa de mi chica sólo para confirmarle mi emergencia: realmente necesitaba contarle mi pesadilla a alguien, necesitaba explayarme con la extraña pasividad de los locos para deshacerme de tan tempestuoso horror que sobrecalentaba mi sangre. Llevaba desde mi repentino despertar temblando como un novillo degollado.

Ella, luego de varios besos y caricias contadas a mi cabello y mejillas, me hizo sentarme en la sala. Allí procuré tomar aire para iniciar mi relato. Su sala estaba adjunta al comedor; un solo candelabro de pequeña extensión colgaba entre ambas secciones. Pues bien, le señalé a aquella novia una de las sillas del comedor para especificarle el lugar donde inició mi pesadilla. “Fue ahí”, le dije. “Estabas ahí”, le dije. “Estabas horrenda”, le dije, con toda la pena de mi corazón. “Querías hacerme daño”, le dije. Volví la mirada al rostro de ella y me sonrió poco a poco, estirando sus labios hasta forjar una mueca capaz de destrozar la cordura de los santos: ojos fijos y en pleno éxtasis de fatalidad, dientes quemados, nariz rota y labios demacrados de una espantosa suavidad cuyos bermellones habían desaparecido. Mi rostro se deformó del espanto al unísono de la reacción imprevista de aquella novia. Casi al instante desperté.

Es todo. No tengo final adecuado, ni siquiera se me había ocurrido que debía haber uno. Sólo necesitaba contarle esto a alguien, porque con pesadillas como estas para qué quieres enemigos.

 

 

***
Andrés Baldíos
es escritor. Los primeros peldaños son peligrosos, su hasta ahora primer libro de cuentos, fue editado en 2012 por San Roque.

[Ir a la portada de Tachas 303]

Comentarios