Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

En los brazos de la mujer madura, de Stephen Vizinczey

Jaime Panqueva

 

Clipboard02
En los brazos de la mujer madura, de Stephen Vizinczey
En los brazos de la mujer madura, de Stephen Vizinczey

Ya es ley: en el estado de Guanajuato, el piropo callejero que carezca de poder seductor o rebase los límites morales de aquella que lo inspire, podrá ser sancionado; las multas van desde de los 30 salarios mínimos hasta la detención de 36 horas, mientras que los menores de edad pasarán 12 horas bajo arresto.

Justo al ver esta legislación se vino a mi mente este libro inspirador, escrito por un escritor húngaro que emigró joven de su país a Canadá a principios de los 60, y que con su primera novela escrita en inglés y publicada inicialmente como edición de autor, logró un éxito poco común. Vizinczey, quien se proyecta en su obra como el joven András Vajda, narra su aprendizaje sentimental a través de aventuras amorosas con mujeres mayores, tanto en la Hungría de la posguerra y la era socialista —donde tres de sus obras teatrales fueron censuradas y motivo de su exilio- como en los Estados Unidos de la era del consumo y el materialismo.

Las aventuras, que buscan ilustrar a los “jóvenes sin enamorada”, instruyen en tácticas para distinguir el objeto de las conquistas, y uno que otro consejo que podría ser útil para evitar caer en las garras de la nueva legislación guanajuatense.

Confieso que leí tarde a Vizinczey, mis notas datan del 2012, pero estoy convencido que su humor y manejo del lenguaje, que para algunos auguraba a un nuevo Conrad o Nabokov, permiten que cualquier joven entre los 16 y 20 años, pueda sacar inmenso provecho de esta ficción. De igual forma para aquellas mujeres casadas de treinta o cuarenta y tantos, para quienes las memorias de András buscan ser un puente: “la conexión entre los dos es mi propuesta”, confiesa el autor en un epígrafe.   

Para quienes prefieran ir al video en vez de leer la novela, existen dos versiones cinematográficas. La primera de 1976 con Tom Berenger como el joven explorador, y la segunda de 1997 con Faye Dunaway como una de sus contrapartes.

Octogenario, radicado en Londres y casado con una mujer mayor, es posible seguir los pasos del autor Vizinczey a través de su blog y muro de Facebook (también comentarios de libros en un inglés con fortísimo acento).

Mientras, de este lado del Atlántico estaremos atentos para entrevistar, tanto a las primeras víctimas como a trasgresores de la ley antipiropera. Órale.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

 

[Ir a la portada de Tachas 312]

Comentarios