Martes. 15.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

23 centímetros, de Macaria España

Jaime Panqueva

23 centímetros, de Macaria España
23 centímetros, de Macaria España
23 centímetros, de Macaria España

Las críticas que por estos días se hacen a los programas de apoyo a escritores me llevaron a recordar que hace algunos meses celebraba en Tachas 271 la aparición del libro de cuentos de Macaria España, Las esquinas del mundo (Ficticia, 2018) (Guía 273), escrito gracias a una beca del FONCA, y me di cuenta que no había comentado sobre otro ejemplar también publicado el año pasado por BUAP bajo el sugestivo título de 23 centímetros y otros cuentos, con textos muy breves, en su mayoría divertidos y desmecatados, donde España despliega una visión muy femenina y libre de complejos para abordar decepciones cotidianas salpicadas de fantasía, humor y a veces hasta mala leche.

Se lee con gusto y entre líneas una postura de la autora en torno a su género, pero no del tono militante o pedagógico, sino igualitario y muchas veces irónico. El término sororidad es considerado por muchos como un neologismo para referirse a una supuesta solidaridad entre mujeres que no cabe, según algunos por el uso machista del lenguaje, dentro de los conceptos de fraternidad o hermandad. Miguel de Unamuno hace casi un siglo ya esgrimía el terminacho aunque nunca fue acogido por los hablantes ni la academia. Décadas después tendría que llegarnos del inglés sorority, para que se realizara la traducción, que previamente el autor de Niebla había propuesto sobre la base de la raíz latina. Hay en 23 centímetros algo de esto, una solidaridad un tanto amarga que despega los pies de la tierra, gracias a la fantasía en cuentos como: Uterina, Violeta, Eclipse de pezón, Vestido de verano y el cuento que da nombre al libro.

Se percibe también una permanente relación permanente con la corporeidad y las dolencias físicas, que hacen humana nuestra existencia, que España explota con textos aterradores y a la vez hilarantes como Los ensayos de mi tía Pancha, Dulces sueños, Un dolor de estómago o El gusano.

Si estos elementos no lo atraen a este pequeño, pero gran compilador de desencantos, quizá la sátira social o la escritura sobre la escritura lo logren: Los políticos y el baño o Un pendejo de mierda, respectivamente, son textos que encajan en este ámbito.

Un libro recomendable para quienes deseen pasar un buen rato para imaginar y reflexionar sobre nuestras carencias.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 315]

 

Comentarios