Domingo. 22.09.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

CUENTO

Metafísica del recuerdo

Luis Mendoza

Metafísica del recuerdo - Luis Mendoza
Metafísica del recuerdo - Luis Mendoza
Metafísica del recuerdo

Después de un largo periodo de reflexión en el exilio, que es sinónimo de viaje, y por tanto de conocimiento, he podido concluir que el hogar del Loco es La Plaza Pública, que no el manicomio. Viví cosa de una semana en una vieja y apestosa bohardilla en Tonalá, Jalisco. Muchísimo qué contar, muchísimo material en bruto, una parábola sobre el viaje como paliativo de la neurastenia, el relato de una traición, el comienzo del mito. Vayámonos pues al crucero de Cuatro Caminos, a principios de junio. Entre la tinta y los borradores del presente trataré de ser lo más claro posible. Es fecha que no comprendo del todo siquiera el derrotero que inspiró tanta confusión, pero así es esto. Suena Kind of Blue, se pasean dos moscas enfrente mío y continúo escribiendo. Voy hacia Guadalajara con un argumento Bolaño bajo el brazo, y una voluntad como juventud embravecida. Durante el trayecto, en un aparte de mis lecturas, traté (con más voluntad que éxito) de concebirme a mí mismo en tercera persona. El Sonido de la Carretera El Laberinto de la Memoria Residencia en la tierra Escenas Sagradas del Oriente Physical Graffiti Skunk Sentado bajo el taburete, fumando ice y esperando la tierra. Dos horas, que vacías se retuercen como dragones. Ahora entiendo por qué se ha ido la juventud; en cada roce de realidad se difumina el destello, que por el rabillo del ojo y por detrás del hombro se escapa. Que la consecuencia del tiempo se refleja en las arterias, y que los minutos miden submarinos alados: el grano humedecido de un reloj de arena. El exceso de placer conduce a la ignominia –dije, a la par que Gabriela me colocaba medio ácido bajo la lengua-. Chico Banda, para la clica soy Chico Banda. ¡No faltaba más! ¡Qué manía de llevar gafas oscuras!, le espetó Mónica en el espejo de la habitación. Interesante teoría la de este tipo: La vida es una mierda perfumada sobre un camellón opaco, de ruinas de bronce y en pleno festejo charro, ponderó el Ceballos. Afuera, compañeros orcos amancebados en un estribillo milenario. Al salir: un viento fresco; orto saliente de las montañas, y brechas esquivas.

Deserté a mitad de la carrera y opté por dedicarme a la venta de artesanías y libros de viejo durante el día. Dos, tres cuadras a lo mucho, nomás haces la vuelta y te retachas, cuidado viejón, sí, bien clarito me lo dijo: nomás hacerla discreta…. Una vez, sólo una… ¿Cómo que nomás una vez, viejoncito? Sólo una, y sólo esta vez. Ahorita hágale usted esa vuelta aquí a su servidor, y verá cómo de buena nos queda la rechifla, y a ellos ni quién los cuadre. Delirios y palpitaciones. hipertermia. Extrapolación de lesiones y conversación ininterrumpida. Cirilo agitó la cajetilla y se arregló el mostacho, y ke simón, ajá las moléculas y ese pedo: girando, girando, girando, girando; blanco, azul, tapizado movimiento: sí. Mentón. Recuéstate y cierra los ojos: un prostíbulo es un prostíbulo una nalga […] No he dormido en por lo menos cuatro días punto apesto a mierda coma y siento por detrás de la nuca cómo empuña su mirada punto y coma guardada en la muñeca derecha a la altura de su cadera. Lagunas y chinampas verdes regresan a mí de la madrugada pasada en fragmentario formato: cuadriculado con bordes psicodélicos/–––––––––––––––––––––––––––¿Alcohol?

Anfetas, perico, papeles, mota y solventes/–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––Un negocio de bisutería, y sólo una caseta de policía (además, desocupada): todo fine […] Interesante teoría la de este tipo: “La vida es una mierda perfumada sobre un camellón opaco, de ruinas de bronce, y en pleno festejo charro” –ponderaba El Veterano […] Todos estamos piratas –dijo Mónica, que se levantó de golpe, con un zarpazo se alcanzó la última mitad del último jofhman,  regresó a la habitación con un contoneo de caderas y un zarpazo de ceja a lo María Feliz, lo agitó frente a nosotros en menudo movimiento, y luego se lo colocó bajo lengua y esperó a que se disolviera antes de continuar su intervención […] ¡Pero claro! /––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––No todos igual de carismáticos […]




***
Luis Alberto Mendoza Araiza (1993). Es gestor cultural y colaborador recurrente de varios medios culturales. Ha realizado estudios de música en el IUBA de la Universidad de Colima, y en Fermatta. Actualmente estudia la Licenciatura en Filosofía en modalidad no escolarizada en el Instituto de Filosofía, A.C.

 

[Ir a la portada de Tachas 320]

Comentarios