miércoles. 28.09.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

en el principio fue llorar

Andrea Alzati

En el principio fue llorar
En el principio fue llorar
en el principio fue llorar

en el principio fue llorar
luego vino la cebolla
y por último un cuchillo
afilando el hambre
y así nació la trinidad

confías ciegamente
en las palabras que llegan
en línea horizontal
trazando el margen de la tierra
en el ruido del trazo: el cielo ya no—
el paisaje está en tu mano

no cabíamos los dos en la misma vigilia
y fuimos como va el agua río abajo: a dormir

toda la noche fuimos a dormir
a un edificio del que crecían tallos
y se mecía en el caldo de la bruma

tu cuerpo adquiría naturalmente la forma,
el color de las piedras que nos detenían
y la corriente venía bajando
todavía haciendo muecas

los peces eran hojas de eucalipto
cayendo
rodando
y tampoco pudiste atraparlos

las manos: no son suficientes
las manos: son excesivas

sembré una lombriz
y crecieron flores
y todas tenían mi cara
y ninguna quería verme




***
Andrea Alzati Aguilar y Maya. 23 de junio de 1989, Guanajuato, Guanajuato. Estudió la Licenciatura en Literatura Latinoamericana en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. Es autora de los libros Animal Doméstico, (México: JUAN MALASUERTE, 2017), Algo tan oscuro que no tiene nombre (México: Dharma Books & Publishing, 2018) y Todos mis quchillos (Valdivia: Komorebi Ediciones, 2019) Algunos de sus poemas han aparecido en antologías como Poetas Parricidas (México: Cuadrivio, 2014), Los Reyes Subterráneos (España: La Bella Varsovia, 2015) y en la antología bilingüe Seis poetas noruegos y seis poetas mexicanos (México, TUR Forlag, 2019). Fue becaria del programa Jóvenes Creadores del FONCA en la disciplina de Poesía, de 2016 a 2017.

[Ir a la portada de Tachas 327]

 

Comentarios