Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

La cocina de la escritura, de Daniel Cassany

Jaime Panqueva

71Lc8MNrp8L
La cocina de la escritura, de Daniel Cassany
La cocina de la escritura, de Daniel Cassany

Poco más de 25 años han pasado desde la edición de esta gran herramienta de aprendizaje para escribir bien mediante la correcta y deliciosa combinación de los ingredientes de la lengua. Cassany, con gran frescura y mucho humor, parte desde la concepción de las ideas para escribir, hasta las estructuras más básicas para estructurar cualquier texto, párrafos y frases. 

Escribir, para Cassany, “significa mucho más que conocer el abecedario, saber «juntar letras» o firmar el documento de identidad. Quiere decir ser capaz de expresar información de forma coherente y correcta para que la entiendan otras personas.” Su libro es una ordenada y muy divertida forma de recordar algunos conceptos básicos que vimos hace muchos años en la escuela, apoyada por textos extraídos de los periódicos e incluso de la literatura medieval catalana. Aquí debo anotar que el libro fue escrito en esta lengua y luego traducido al castellano con gran éxito, 14 reimpresiones, mientras en su idioma original acumula 7.

Para los más jóvenes o aquellos que sienten carencias en su estilo o eficacia al escribir, La cocina de la escritura puede ser un libro de mucho provecho por sus explicaciones puntuales y ejercicios cuidadosamente explicados.

La labor de Cassany a lo largo de décadas se centra en la comunicación escrita; es autor de decenas de publicaciones traducidas también a otras lenguas. Me llama la atención su permanente insistencia en la claridad de lo que se dice, y la manera crítica en que debemos abordar como lectores cualquier texto. Desde el inicio de su carrera, ha sido uno de los adalides de la difusión del estilo llano dentro de la administración pública, algo que en México, tan amigo de los barroquismos legales y textos oficiales casi ilegibles, no ha calado como debiera.

Me despido con una frase citada por el autor en la antesala de su cocina, y que sirve de invitación para acercarse a su libro:

 

La mayoría de adolescentes se sienten muy inseguros cuando tienen que explicar algo, e incluso aceptan su incapacidad. Esto no es bueno. Hay que darse cuenta de que redactar correctamente —lo cual no es un indicio de sensibilidad literaria— es ante todo un problema «técnico», y que debe resolverse a tiempo para que no se convierta en un problema psicológico. Josep M. Espinas.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 331]

 

Comentarios