Lunes. 18.11.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

‘Relatos y poemas para niños extraordinariamente inteligentes de todas las edades’, de Harold Bloom

Jaime Panqueva
Harold Bloom
Harold Bloom
‘Relatos y poemas para niños extraordinariamente inteligentes de todas las edades’, de Harold Bloom

Por estas fechas en que recordamos a los muertos, estoy seguro de que más de uno, lector empedernido, estudiante de literatura o crítico en ciernes, incluyó en su ofrenda a los difuntos un retrato del afamado Harold Bloom. Insaciable devorador de libros, dueño de una afiladísima pluma, buscó definir un canon literario básico, tan discutido y contestado por sus detractores como celebrado por sus más fieles. Entre sus decenas de libros, quise presentar estos 40 cuentos y 85 poemas porque la selección es cuidadosa y, según Bloom, “ofrece y confiere deleite, y muchas de sus páginas harán que incluso el lector más solitario se sienta acompañado.” Es tan interesante como discutible que por decisión del compilador todos los relatos pertenezcan al siglo XIX, a pesar de la explosión literaria del siglo que le siguió en cuanto a literatura pensada para niños. La ausencia de especulación y asombro visionarios de los autores del XX, muerta durante la Gran Guerra y germen del Modernismo anglosajón, es la razón esgrimida para ello.

Podemos estar en desacuerdo con la visión de Bloom como crítico conservador, etnocentrista y soberbio, entre otras cosas, pero esta selección es un gran deleite que vale la pena tener en casa, a pesar de los precios exorbitantes de Anagrama, como base de una posterior colección literaria. Los textos están ordenados por estaciones a lo largo del año, además de contar con índices alfabéticos y de autores que facilitan dar comienzo desde cualquier punto del libro. La ausencia de ilustraciones o viñetas refuerza la idea de la lectura tradicional que busca el encantamiento del lector exclusivamente a través de la palabra. El encantamiento, según Bloom, “se basa, a su vez, en el potencial de nuestras capacidades, más que en un conocimiento completo.”  

“No hay nada en estos autores que sea difícil ni oscuro, nada que no enseñe y deleite. Si alguien encuentra algún texto que no comprenda de inmediato, le insto a perseverar. Es mediante el esfuerzo, sirviéndose de alguna capacidad que hasta ahora no ha utilizado, que llegará a conocer mejor su propio potencial”.

Y, disculpen si lo cito mucho, pero su prosa derrochaba poder y eficacia: “Un niño, solitario y con talento, utilizará una historia o un poema maravillosos para crearse un compañero. Ese amigo invisible no es una fantasmagoría malsana, sino una mente que aprende a ejercitar todas sus facultades. Quizá es también ese momento misterioso en que nace un nuevo poeta, un nuevo narrador.”

Descanse en paz Harold Bloom.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com  

[Ir a la portada de Tachas 334]

Comentarios