Es lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

Discos cincuentones 1969 [II]

Fernando Cuevas

Jefferson Airplane, Volunteers
Jefferson Airplane, Volunteers
Discos cincuentones 1969 [II]

 

[Ir a Discos cincuentones 1969, I]

Continuamos la escucha de algunos de los discos que siguen sonando después de cumplir el medio siglo de nacimiento.

Olas y permanencias

The Velvet Underground encontró cierta calma y aparente quietud sin perder la tensión acostumbrada en su tercer álbum, el homónimo e igualmente clásico The Velvet Underground, enclavado en el rock pero con influjos folk, ya sin el vanguardista Cale y con un Reed en plan exorcista buscando la liberación. El doble álbum Ummagumma, integrado por cortes en vivo y composiciones de cada uno de los miembros del ya cuarteto, fue la aportación de Pink Floyd como reacomodándose para la siguiente etapa de la banda, en tanto The Doors entregó The Soft Parade, buscando otras alternativas armónicas en contraste con sus álbumes anteriores y Soft Machine mantuvo el rumbo de vanguardia con Volume Two.

Conocimos a un londinense en Australia tras la 2da. Guerra mundial con The Kinks, integrando sonidos diversos a partir de brillantes composiciones, del folk al hardrock primigenio y de los espacios acústicos al humor subversivo. Arthur or the Decline and Fall of the British Empire es una joya mucho más grande que cualquiera de las que ostente la corona británica. La ambiciosa ópera rock Tommy, escrita principalmente por Pete Townshend acerca de un joven ciego y sordo vuelto estrella, se convirtió en una obra paradigmática que abrió posibilidades para la expansión del rock, en la que The Who, de paso y entregando su cuarto disco, confirmaba su importancia en la escena.

Fleetwood Mac se despachó por partida doble en su plena etapa blusera con English Rose y Then Play On, obras de consolidación de la banda que empezaba a otear ciertos horizontes distintos a su enfoque de arranque, mismo que abrazaron Clapton, Winwood y Baker para formar Blind Faith, súper grupo que propuso el ídem con todo y portada polémica Bind Faith, también enclavado en un blues de roquero espíritu colectivo que terminó pronto y dejó solo este testamento. Otro debut fue el de The Chicago Transit Authority, banda llena de metales e instrumentaciones elaboradas que se desdoblan en el homónimo Chicago Transit Authority, mientras que The Band sacaba de la tierra las raíces en su sólida obra de igual nombre The Band.

El quinteto The Moody Blues, ya con reconocimiento en determinados ámbitos del creciente circuito progresivo, entregó On the Threshold of a Dream, uno de sus mejores álbumes en el que nos llevan a los límites del despertar a partir de piezas contenidas bañadas por una sicodelia sonriente y algunos acentos propios del clasicismo. Jethro Tull nos puso en posición alerta con su barroca flauta mágica a través de Stand Up y Procol Harum hizo lo propio con las amigables progresiones insertadas en A Salty Dog.

Frank Zappa and the Mothers of Invention entregaron el doble álbum de tendencia instrumental Uncle Meat, buceando en las experimentaciones aquí a manera de búsqueda de nuevos derroteros y ya sin las Madres, el bigotón visitó los territorios del jazz-rock en Hot Rats, apoyado por varios invitados que le entraron convincentemente a la excursión sonora. Anticipándose a los caminos del punk, The Stooges apostaron a la crudeza con su disco inicial, el ídem The Stooges, mientras que MC5 se presentaba en la palestra con Kick Out the Jams, de carácter plenamente revulsivo.

De alma y ritmo

Ahí está Stand!, disco de uno de los primeros grupos interraciales conocido como Sly and the Family Stone, aprovechando la madurez alcanzada para ponernos de pie con su disfrutable mezcla de R&B y rock psicodélico. No me llames negro, blanquito: mejor hagamos música juntos. Soul y R&B expansivo y contagiante es el que se desliza en River Deep - Mountain High de Ike & Tina Turner, álbum producido por Spector, el de la pared del sonido. De la profundidad acústica de la montaña, a la altura expresiva del río, en el que nunca es posible bañarse dos veces.

En su segundo álbum, Isaac Hayes le puso poder vocal e instrumental a Hot Buttered Soul, convertido en uno de los referentes del género, al igual que el vocalmente soberbio Cloud Nine, opus de los ya consolidados a esas alturas The Temptations: se trata de una de las obras cumbre del sonido Motown; no contentos, se dieron a la tarea de grabar The Temptations Show, el de orientación social Puzzle People de mayor contenido social, y Together, en complicidad con Diane Ross & The Supremes, quienes a su vez entregaron, entre otros, el iluminativo Let the Sunshine In.

Ellas en solitario

Un soul con momentos orquestales y con sustento R&B, se desgrana cortesía de la cantante Dusty Springfield, llevándonos de paseo a tierras donde crecen raíces sonoras a través de Dusty in Memphis (de donde surgió también el imprescindible From Elvis in Memphis, por supuesto firmado por Elvis Presley). Roberta Flack detonaba todas sus capacidades vocales en su primer disco titulado elocuentemente, como los arreglos y las composiciones, First Take, en tanto Dolly Parton despuntaba con su country a la mano en The Fairest of Them All.

En su segundo lance ya alcanzando una prematura madurez como cantautora, con todo lo que ello implica, Joni Mitchell volteó al cielo para inspirarse y entregó el brillante Clouds, a partir de una poética que va de la protesta a la pérdida y de ahí a la dificultad para mantenerse con la mirada en alto, mientras que Janis Joplin se lanzó en plan solitario con I Got Dem Ol' Kozmic Blues Again Mama!, inoculado con un poco de soul que contrastó con su habitual enfoque.

Recorriendo senderos

En plan prolífico y sin bajar el nivel en ningún caso, Creedence Clearwater Revival se destapó con tres discos en los que el blues y el country servían de vehículo para recorrer diversos paisajes americanos: Bayou Country, Green River y Willy and the Poor Boys consolidaron al grupo comandado por John Fogerty como uno de los esenciales de la transición entre los años sesentas y setentas. También alcanzando la tripleta de álbumes, los británicos de Fairport Convention desglosaron un exquisito folk en What We Did on Our Holidays, Unhalfbricking y, para cerrar con broche de oro un año de elusiva creatividad, vía Liege & Lief. Un debut clave: Crosby, Stills & Nash en plan de dream team se presentaron con su folkrock único expresado en el tocayo Crosby, Stills & Nash.

Con Gram Parsons como mente maestra, The Flying Burrito Brothers debutó con The Gilded Palace of Sin, country salpicado de diversas formas musicales sobre las que se expresaban deseos no cumplidos y culpas asumidas sin plena conciencia. Desde San Francisco: Jefferson Airplane nos revolucionó con Volunteers, bandera desplegada incluida; Grateful Dead brindó al respetable Live/Dead, capturando a la banda en vivo con todo su esplendor, y Aoxomoxoa, para ver el mundo con formas ondulantes; el grupo bautizado como Santana y liderado por nuestro estimado compatriota Carlos, inició su trayectoria con el homónimo Santana, psicodelia jazzera metida al caldo en plena ebullición del rock latino.

Merle Haggard produjo el vuelto tributo a Jimmie Rodgers Same Train, A Different Time, uno de sus mejores discos en el que nos condujo a través de parajes evocativos para revivir las tradiciones del folk y el country, terreno que el gran Jerry Lee Lewis sembró con maestría en los memorables Another Place Another Time y She Still Comes Around (To Love What’s Left of Me). Por su parte, Leonard Cohen presentó su segunda obra, Songs From a Room, incursionando en la intimidad de la habitación, integrando sutiles arreglos que acompañan a su grave vocalización, desde una perspectiva poética que abre puertas a la sensualidad.

Con el álbum Odessa, el grupo de los hermanos Gibb, mejor conocido como Bee Gees, alcanzaron su cima de la década de los sesenta a partir de un pop orquestal sensible y encantador, como se plantea desde el nombre mismo del álbum, desarrollando además un espíritu reconciliador, en tanto un joven de nombre cambiado que había hecho algunas pruebas por aquí y por allá debutaba con Empty Sky, abriendo la puerta rumbo al futuro camino amarillo: se rebautizó como Elton John.

[Ir a Discos cincuentones 1969, I]

[Ir a la portada de Tachas 339]

Comentarios